11 abril, 2016
Este es un 'walk-in' clóset modular, al que se le pueden agregar o quitar partes de forma sencilla. Tiene un estilo minimalista.
Este es un 'walk-in' clóset modular, al que se le pueden agregar o quitar partes de forma sencilla. Tiene un estilo minimalista.

Cuando se trata de elegir el clóset ideal, hoy día existen vastas opciones que van más allá del típico armario de dos puertas y de madera.

Las nuevas tendencias apuestan por estilos más versátiles, de tamaños amplios, con diversos materiales –que protegen de la humedad y del mal olor– y diseños modernos.

Lejos de lo tradicional y lo hecho "en masa" –que muchas veces está desprovisto de originalidad–, ahora más que nunca se pueden crear clósets con personalidad.

Previsiones

Antes de elegir qué diseño incorporará, se recomienda medir el área disponible (ancho, largo y altura).

“Si se trata de una construcción desde cero, debe pensar bien el tipo de armario que desea: si es regular o walk-in clóset, con espacio para caminar y vestirse dentro de él”, aconseja Jennifer Calderón, diseñadora de interiores.

Si va a escoger un clóset con puertas, debe determinar de qué tipo serán: abatibles (se abren hacia adelante) o corredizas. Esta decisión depende del espacio que tenga y de la comodidad de la que desee gozar.

Otro aspecto importante son las secciones que tendrá el clóset: cajones, áreas para colgar las prendas (incluidas las corbatas y bufandas), espacio para los zapatos y áreas para joyería, medias, bolsos y ropa interior.

En cuanto a los materiales, algunos de los que se emplean son la melamina, la madera (es importante que tenga un acabado que la proteja del comején), el termoformado (madera comprimida que se reviste con un plástico), entre otras opciones.

Asesórese con un experto sobre cuál conviene más y asegúrese de que el clóset tenga iluminación y ventilación adecuadas.

Diseños variados

Es posible crear diseños con acabados artísticos que se enfoquen en resaltar las puertas.

Puede colocar papel tapiz o pintar la puerta a mano. Las creaciones van desde paisajes de todo tipo, dibujos de ciudades o de objetos, hasta figuras geométricas y abstractas. Las puertas del clóset también pueden ser de espejos. Sin duda, esto realza la habitación y le otorga carácter al armario.

En cuanto a los walk-in clósets, que son cuartos diseñados especialmente para el almacenamiento de ropa, hay varias alternativas.

Un diseño interesante es el modular, que permite agregar o quitar partes (postes, estantes o gavetas) de manera muy sencilla.

Esta opción tiene una apariencia minimalista e industrial, y puede estar hecha de melamina con postes de aluminio, explica el arquitecto Alberto Molina.

Es ideal para personas solteras o para aquellas que no necesitan tanto almacenamiento y que cambian sus prendas cada cierto tiempo.

También hay otros walk-in clósets con diseños más clásicos que tienden a ser más amplios y cómodos en precio.

Sea cual sea su decisión, planifique muy bien cómo quiere su clóset y dele un estilo propio con el que se sienta a gusto.

Recuerde que allí guarda su ropa, sus zapatos y otros accesorios que utiliza para trabajar y para asistir a diferentes actividades, por lo que vale la pena invertir en una estructura segura y atractiva.