Se están pintando obras con elementos de vida acuática, mestizaje, así como de flora y fauna mexicanas.

 12 mayo, 2016
Las obras están siendo plasmadas con pintura vinílica y aerosol. Su propósito es embellecer el espacio público.
Las obras están siendo plasmadas con pintura vinílica y aerosol. Su propósito es embellecer el espacio público.

Los muros situados en los alrededores de la Iglesia de la Santísima Trinidad, en la ciudad de México, están siendo transformados por medio de coloridas creaciones realizadas por artistas urbanos mexicanos.

Estas paredes presentan contaminación visual debido al grafiti vandálico, fenómeno que vulnera el patrimonio cultural y el paisaje urbano del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Por esta razón y con el objetivo de revertir dicha situación, el Fideicomiso Centro Histórico de la Ciudad de México utilizará los muros mencionados como soporte para una serie de manifestaciones de arte pictórico urbano.

En un comunicado, el Fideicomiso señala que, en cumplimiento de su responsabilidad, orientada a la preservación y difusión de los bienes culturales contenidos en esta zona patrimonial de carácter universal, emprende estas acciones que serán efectuadas por artistas especializados en el género. Los artistas provienen de la capital y de otras localidades del país, reconocidos por emplear técnicas de alta calidad plástica.

Murales de flora y fauna

Con la idea de realzar la arquitectura barroca, característica del templo de la Santísima Trinidad, e ilustrar sobre los antecedentes históricos, culturales y del emplazamiento de la zona oriente del Centro Histórico, los murales se inspirarán en los siguientes temas: vida acuática en la ciudad de los canales, mestizaje y barroco, y flora y fauna mexicanas.

Las obras serán plasmadas mediante pintura vinílica y aerosol; y la zona de trabajo se cubrirá con plásticos protectores, para evitar derrames o manchas de pintura sobre el pavimento.

Los trabajos, que iniciaron el pasado viernes 6 de mayo y se extenderán hasta el 17 de mayo de este año, estarán a cargo de 35 artistas urbanos, quienes operarán bajo los auspicios y la supervisión del Fideicomiso.

El grafiti vandálico se realiza de manera masiva e incontrolada en distintos espacios de la Zona de Monumentos Históricos.

Es por eso que mediante esta iniciativa, además de rescatar un espacio público a través del arte, se abren espacios de expresión para jóvenes artistas urbanos del país, lo que propicia el diálogo entre manifestaciones estéticas diferentes.