24 septiembre, 2015

Lima

Indígenas peruanos retienen desde el miércoles a unas 40 personas, en su mayoría turistas extranjeros, en la localidad amazónica de Boca Manu, región Madre de Dios, para exigir la construcción de una carretera, mientras una comisión de autoridades buscaba su liberación.

Entre los turistas, hay estadounidenses, alemanes e ingleses, según reportó un guía que los acompaña.

"Estamos retenidos acá, tomaron nuestros botes, tomaron todo. Tenemos personas mayores aquí, una con el hombro lastimado porque se cayó", dijo Juan José Salas, guía turístico que acompaña a los extranjeros, en una comunicación telefónica con Canal N.

"No podemos movernos para ningún lugar porque el único medio de transporte son los botes, el calor es intenso y nuestros alimentos se empiezan acabar", explicó Salas.

Los turistas "han sido retenidos por los nativos que quieren hacer prevalecer sus reclamos por la construcción de una carretera", dijo a la radio RPP el director de la Policía de Perú, el general Vicente Romero, quien aclaró que "la policía ya está presente en el lugar, los turistas no han sido tratados mal y están protegidos".

El ministro del Interior, José Pérez, informó que un grupo de autoridades locales ya se encuentra en la zona para buscar el diálogo, mientras que se ha enviado un helicóptero para que un alto jefe policial y el gobernador de Madre de Dios, Luis Otsuka Salazar, lleguen al lugar y puedan escuchar los reclamos de los nativos.

Los turistas son retenidos por unos 200 manifestantes, de las comunidades Nativa Diamante, Isla de los Valles y Boca Manu, en el distrito de Fitzcarrald, en la región Madre de Dios.

Los ciudadanos extranjeros navegaban en varios botes rumbo a la reserva Parque Nacional del Manu, cuando fueron interceptados por peque peques (pequeñas embarcaciones utilizadas en los ríos amazonicos). La policía ha descartado cualquier hecho de violencia.

El Parque Nacional del Manu es un espacio natural protegido localizado en el sureste del Perú, ubicado en los departamentos de Madre de Dios y Cusco.

La situación de los turistas retenidos es desesperante según el testimonio de Salas.

"Uno de los grupos de alemanes no tiene víveres, tenemos que compartir los alimentos, no sabemos que va pasar cuando se terminen todas nuestras previsiones", comentó el guía que llego al lugar con ciudadanos alemanes y estadounidenses e ingleses.

El ministro del Interior lamentó la retención de los turistas y dijo que se trata de una medida de protesta para llamar a atención de las autoridades regionales.

"Lamentamos que hayan retenido a estos turistas e interceptando sus embarcaciones para hacerse notar", indicó Pérez, tras señalar que buscará que los ciudadanos extranjeros sean liberados cuanto antes.

Los nativos solicitan al gobierno la culminación de la construcción de una carretera en una zona protegida por el gobierno. Según el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), esta vía no cuenta con una opinión técnica favorable ni estudio de impacto ambiental.

Por ello, Sernanp denunció a las autoridades de Madre de Dios, lo que interrumpió la obra, y ahora los pobladores exigen que se reanude. Para la institución, las dimensiones de esa carretera favorecen la tala y la minería ilegal.

Etiquetado como: