21 noviembre, 2012
 Janet Appleby, una vicaria de la ciudad de Tyne and Wear, habló ayer en Londres en el Sínodo. | AFP.
Janet Appleby, una vicaria de la ciudad de Tyne and Wear, habló ayer en Londres en el Sínodo. | AFP.

Londres. EFE. La Iglesia de Inglaterra rechazó ayer la ordenación de mujeres obispas tras años de un intenso debate entre el sector conservador y el reformista, lo que abre un nuevo período de división en el seno de la comunión anglicana.

El Sínodo General de la Iglesia de Inglaterra reunido en Londres no logró aprobar, por solo seis votos de diferencia, una propuesta que protagoniza su agenda desde que hace 20 años se permitió la incorporación de ellas al sacerdocio.

Hoy, un tercio de los 11.000 clérigos anglicanos en Inglaterra son mujeres, pero estas seguirá sin poder optar a los puestos más altos.

A pesar de que la propuesta contó con el apoyo mayoritario del Sínodo, no consiguió los dos tercios necesarios en la cámara de los laicos, donde 74 votaron en contra y 132 miembros lo hicieron a favor.

Entre los obispos, eso sí, los sufragios a favor fueron 44 ante solo tres en contra y entre los clérigos hubo 148 a favor y 45 en contra.