Vicepresidenta afirma que las autoridades están “cerca” de capturar a los sospechosos

 16 junio, 2013
 Familiares del policía Óscar Pérez, un de las víctimas del ataque a la estación de Salcaja, Quetzaltenango, sufren por la pérdida. | AFP
Familiares del policía Óscar Pérez, un de las víctimas del ataque a la estación de Salcaja, Quetzaltenango, sufren por la pérdida. | AFP

Ciudad de Guatemala. (AFP). Las autoridades de seguridad de Guatemala identificaron el grupo del narcotráfico que asesinó a ocho agentes en el interior de una sede policial en el oeste de Guatemala , el pasado jueves, informó este domingo una fuente oficial.

"Conocemos la estructura, sabemos cuál actuó (en la matanza), pero aún estamos en la investigación", por lo que no pueden adelantar mayores detalles, dijo a periodistas el viceministro de Seguridad, Eddy Juárez.

El funcionario comentó que continúan las pesquisas para poder capturar a los responsables de esa matanza.

Sin embargo, la vicepresidenta del país, Roxana Baldetti, adelantó que las fuerzas de seguridad están "cerca" de capturar a los supuestos responsables del hecho, toda vez que el Ministerio Público (Fiscalía)tiene "algunas pistas" de los autores materiales.

"No vamos a descansar hasta verlos en el calabozo", afirmó la Baldetti, según el diario Prensa Libre.

La noche del jueves, un comando armado asesinó a balazos a ocho agentes y secuestró al jefe de Policía del municipio, que sigue desaparecido, en una acción que las autoridades atribuyen a narcotraficantes que operan en esa región, posiblemente vinculados al cartel mexicano Los Zetas o al de Sinaloa.

El Ejecutivo decretó tres días de duelo a nivel nacional por el suceso, que conmocionó a la población y despertó preocupación de diversos sectores sociales al considerar que la acción es una muestra del poder del crimen organizado en el país.

Guatemala vive una ola de violencia que deja más de 6.000 muertos cada año, uno de los índices más altos de Latinoamérica.

Las autoridades estiman que cerca del 50% de las muertes violentas en Guatemala están asociadas a la actividad del narcotráfico y a la lucha entre pandillas o 'maras'.