14 septiembre, 2015

Röszke

 Varios soldados del ejército húngaro colocan una barrera tras cerrar la frontera con Serbia en Röszke, a 180 kilómetros de Budapest, Hungría
Varios soldados del ejército húngaro colocan una barrera tras cerrar la frontera con Serbia en Röszke, a 180 kilómetros de Budapest, Hungría

La Autoridad de Transporte Nacional (NKH) de Hungría informó que desde el pasado 10 de setiembre impuso un cierre parcial del espacio aéreo en su frontera meridional con Serbia.

En concreto se prohíbe el vuelo hasta una altura de 1.350 metros y sobre una franja de 20 kilómetros en su frontera con Serbia, por donde miles de refugiados han entrado en el país en las últimas semanas.

Esa área solo podrá ser utilizada por las fuerzas policiales, de defensa y de seguridad, pero no afecta al transporte aéreo civil, señala la NKH.

Las autoridades húngaras justificaron la medida por las tareas relacionadas con el control de la frontera y recuerda que ya se han tomado decisiones iguales durante las inundaciones de 2006 y 2012.

Un helicóptero de la policía húngara estuvo sobrevolando territorio cercano a la frontera con Serbia en sus tareas de vigilancia.

Hungría cerró, este lunes, su frontera a los refugiados y solo tramitará peticiones de asilo de ciudadanos sirios con documentación, horas antes de que entre en vigor esta medianoche una draconiana legislación que establece penas de cárcel por entrar el país de forma ilegal. Además, levantó una valla en sus 175 kilómetros de frontera con Serbia para tratar de frenar la llegada de refugiados de zonas de conflicto.

En lo que va del año las autoridades húngaras han registrado a más de 180.000 refugiados que entraron en el país de forma ilegal, aunque la inmensa mayoría siguió camino hacia Alemania, Holanda o las naciones escandinavas.

Etiquetado como: