19 junio, 2013
 Erdem Gunduz estuvo inmóvil y mudo por horas, ayer, en Estambul. | AP.
Erdem Gunduz estuvo inmóvil y mudo por horas, ayer, en Estambul. | AP.

Estambul. AFP. El hombre está de pie, en la plaza Taksim, en Estambul. Mudo, con la mirada fija, no se ha movido desde hace horas. Su acción pacífica, en un lugar donde las autoridades turcas han prohibido reunirse, intriga y fascina a los cientos de personas que lo observan, a él y a la Policía.

El hombre llegó el lunes al caer la noche y se plantó en medio de la plaza, a unas decenas de metros del parque Gezi, cuna de la protesta contra el primer ministro Recep Tayyip Erdogan, protegida por la Policía luego que el sábado las unidades antimotines la vaciaran, con cañones de agua y gas lacrimógeno, de sus miles de manifestantes.

Famoso. La noticia de su acción se extendió velozmente por las redes sociales. En Twitter tiene un nombre: Duranadam, “el hombre detenido”, y cientos de personas han acudido ya a verlo.

El autor de esta acción sin precedentes, que intenta burlar la prohibición de manifestarse al tiempo que ocupa la plaza Taksim, se llama Erdem Gunduz, un coreógrafo estambulí que es ayudado por sus amigos, quienes impiden a los cientos de espectadores que se le acerquen y que lo abastecen de agua.

El objetivo era permanecer en ese lugar durante un mes, alternando 24 horas de inmovilidad y tres horas de descanso.

Pero la Policía decide actuar rápidamente. Decenas de agentes se acercan. “El hombre detenido” parte apenas a tiempo, rodeado por decenas.