El Estado Islámico se atribuye el atentado

Por: Melanie Méndez 19 agosto
Los policías están al lado del cuepo de un hombre que murió tras un presunto ataque de puñaladas, en la ciudad siberiana de Surgut, Rusia.
Los policías están al lado del cuepo de un hombre que murió tras un presunto ataque de puñaladas, en la ciudad siberiana de Surgut, Rusia.

Moscú

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) revindicó este sábado un ataque con cuchillo que dejó siete heridos en Surgut, en la región rusa de Siberia, cuyo autor fue abatido por la policía, que abrió una investigación por "tentativa de homicidio" y no por "terrorismo".

"El asaltante en la ciudad de Surgut, en Rusia, es un soldado del EI", indicó el grupo en un comunicado divulgado a través de su agencia de propaganda, Amaq, que también reivindicó el doble atentado que dejó 14 muertos y más de un centenar de heridos el jueves en España.

En Surgut (Siberia occidental), un hombre "atacó a peatones" en las calles céntricas de esta ciudad de 330.000 habitantes, según el Comité de Investigación ruso, órgano encargado de las principales investigaciones criminales.

Al menos siete personas resultaron heridas, dos de ellas de gravedad, indicó la policía en un comunicado. Todas las víctimas fueron hospitalizadas.

El autor del ataque, encapuchado, intentó "resistirse" a la policía y fue abatido, afirmaron las fuerzas de seguridad precisando que habían identificado al asaltante -un hombre nacido en 1994 en Surgut- y examinaron sus antecedentes psiquiátricos.

Se abrió una investigación "por intento de homicidio", bajo el control directo del director del comité, Alexandre Bastrikine, anunció en un comunicado este órgano.

En un primer momento, la antena de la policía local había dicho a la agencia de noticias rusa Interfax que la pista de "un atentado terrorista no era la principal".

Una declaración que, en cambio, no recogía el comunicado de la policía, lo que causó perplejidad entre algunos internautas rusos, incluyendo al principal opositor del Kremlin, Alexei Navalny.

"Un hombre que corre con un cuchillo y que intenta matar al máximo de gente posible. ¿Qué es eso, si no es un atentado?", denunció en Twitter.

Otros, como el senador ruso Frants Klintsevitch, consideraron por el contrario que el ataque "no tenía nada que ver con el EI", declarando a la radio Govorit Moksova que, quizás, para el grupo se trataba de una "operación RP", de relaciones públicas.

En las imágenes difundidas por las webs de información y las cadenas de televisión rusas se podía ver el cuerpo del atacante cubierto por una sábana blanca, y un perro policía inspeccionando el cadáver. Otras imágenes mostraban a un herido, rodeado de un charco de sangre.

Todos los heridos, de entre 27 y 77 años, fueron hospitalizados, según la policía. Resultaron heridos principalmente "en la cabeza, la nuca y el estómago". Dos de ellos están graves, indicó el gobierno de la región de Khany-Mansi, en un comunicado.

El alcalde de Surgut, Vadim Chuvalov, instó a los habitantes de esta ciudad, situada a 2.100 km de Moscú, a "mantener la calma" en un mensaje de video, en el que aseguraba que la policía controlaba la situación.

Un centro comercial situado no muy lejos del lugar del ataque fue evacuado, explicó su director a la agencia de prensa TASS. "Se reforzaron las medidas de seguridad [...], hay muchos policías en las calles", contó a la radio Ejo Moskvi, una vecina del centro de Surgut.

El ataque se produjo un día después de que un marroquí de 18 años apuñalara a muerte a dos personas e hiriera a otras ocho en Turku, en el suroeste de Finlandia. La policía abrió una investigación por terrorismo.

Y el jueves, España fue escenario de sendos atentados mortales en Barcelona y Cambrils (noreste), ambos reivindicados por el grupo EI, en los que murieron al menos 14 personas y 120 resultaron heridas.

En Rusia, un atentado en el metro de San Petersburgo (noroeste) dejó 16 muertos y decenas de heridos el 3 de abril.

Desde que comenzara su intervención militar en Siria, el 30 de septiembre pasado, Rusia, aliada del régimen de Bashar Al Asad, ha estado amenazada por el grupo EI y por la rama siria de Al Qaida.

Los servicios secretos rusos anunciaron el lunes el arresto de cuatro presuntos miembros de la organización Estado Islámico, que planeaban atentados suicida en centros comerciales y en el transporte público de Moscú.

Estado Islámico siembra terror y conmoción en Las Ramblas de Barcelona

Etiquetado como: