9 diciembre, 2016
Hillary Clinton dijo que
Hillary Clinton dijo que "ahora queda claro que las llamadas falsas noticias pueden tener consecuencias en el mundo real".

Washington

Hillary Clinton lanzó el jueves una severa advertencia sobre la proliferación de noticias falsas, considerándolo una epidemia con "consecuencias en el mundo real" que debe ser tratada para proteger la democracia de Estados Unidos.

La derrota de la demócrata Clinton en la elección presidencial del 8 de noviembre, a favor de Donald Trump, podría haberse visto favorecida por la prominencia de artículos falsos compartidos en las redes sociales, consideran muchos críticos de Trump.

El fenómeno casi da lugar a una masacre esta semana, cuando un hombre de 28 años entró con un fusil de asalto en pizzería de Washington diciendo que quería investigar la noticia -falsa- de que el restaurante en cuestión, el Comet Ping Pong, era la fachada de una red de pederastia vinculada a Clinton y a uno de sus principales asesores.

Nadie en el restaurante, que estaba lleno de familias, resultó herido, y el atacante fue detenido rápidamente por la policía.

"Ahora queda claro que las llamadas falsas noticias pueden tener consecuencias en el mundo real", dijo Clinton ante legisladores y exlegisladores en el Capitolio, donde acudió a una ceremonia para el líder de la minoría demócrata en el Senado, Harry Reid, quien dejaba su cargo.

"No es una cuestión de política o partidismo. Hay vidas en riesgo", dijo, al tiempo que denunció "la epidemia de noticias falsas maliciosas y falsa propaganda que inundó las redes sociales en el último año".

"Es imperativo que los líderes de los sectores público y privado den un paso adelante para proteger la democracia y las vidas de inocentes", indicó.

Ésta fue la segunda ocasión en que Clinton habló en público desde el día de los comicios.

"Éste no es exactamente el tipo de discurso que esperaba dar en el Capitolio tras la elección", bromeó. "Pero después de una semana de hacerme selfis en el bosque, me pareció que podía ser buena idea salir".

Tras el discurso, Clinton ignoró las preguntas de los periodistas sobre si las noticias falsas le habían costado la elección.

La historia de la supuesta red de pederastia a la que Clinton se refirió, conocida como "pizzagate", fue ampliamente compartida antes del 8 de noviembre.