Partido debe elegir a sustituto de Eduardo Campos a más tardar el 23 de agosto

 15 agosto, 2014

Brasilia

El socialista Antonio Campos, hermano del fallecido candidato presidencial Eduardo Campos, insistió este viernes en que la ecologista Marina Silva asuma su lugar, pues "ahora es la única figura que puede promover un cambio político" en Brasil.

El fallecido candidato presidencial del Partido Socialista (PSB), Eduardo Campos y la exsenadora y ministra de Medio Ambiente, Marina Silva.
El fallecido candidato presidencial del Partido Socialista (PSB), Eduardo Campos y la exsenadora y ministra de Medio Ambiente, Marina Silva.

"La muerte de Eduardo, a 45 días de las elecciones, ha creado una situación política nueva que expresa la necesidad de algo nuevo y Silva es una fuerza importante", dijo al diario O Globo, Antonio Campos, miembro de la dirección nacional del Partido Socialista Brasileño (PSB).

Eduardo Campos, de 49 años, falleció el pasado miércoles -junto a otras seis personas- cuando el avión ejecutivo en que viajaba se estrelló en la ciudad de Santos.

Hasta ese momento, el candidato del Partido Socialista Brasileño (PSB) a la Presidencia estaba tercero en las encuestas, con un 10% de intención de voto, por detrás de la presidenta y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, que tiene un apoyo en torno al 40%, y el socialdemócrata Aécio Neves (23%).

Su muerte ha abierto un intenso debate en el PSB, que tiene plazo hasta el próximo día 23 para presentar otro candidato presidencial, si es que así lo decide.

Sin embargo, la dirección nacional del PSB ha aclarado que esa decisión será tomada después del sepelio de Campos, cuya fecha está pendiente de la identificación de los restos de las víctimas del desastre, pero se espera que pueda ser realizado este fin de semana.

Silva ha permanecido recluida en su apartamento en Sao Paulo desde que, el día del accidente, se presentó ante los periodistas visiblemente consternada para lamentar la muerte de su "amigo y compañero" y pedir que la política respete los tiempos del luto.

La ecologista, evangélica y de profundas convicciones religiosas, se afilió al PSB en septiembre del año pasado después de que no pudo crear un partido propio y era candidata a vicepresidenta en la fórmula que encabezaba el político fallecido.

Según Antonio Campos, el partido no cuenta con otra figura de la talla de Silva, que en las elecciones de 2010 fue candidata presidencial del Partido Verde y quedó en tercer lugar, con casi un 20% de apoyo.

El hermano del candidato fallecido sostuvo que el PSB no tiene otro camino que designar a Marina Silva como abanderada presidencial y escoger un nuevo candidato a la vicepresidencia, que deberá ser, en su opinión, "alguien del partido".

Esa misma tesis ya ha sido manifestada por otros miembros de la dirección nacional del PSB, pero todos han coincidido en que nada será anunciado hasta que Campos sea sepultado.

Tras la muerte de Campos, Rousseff, Neves y los principales candidatos presidenciales decidieron suspender todos sus actos de campaña hasta tanto sea realizado el funeral de Campos.

Sin embargo, de acuerdo con el calendario electoral, el próximo martes deberá comenzar la propaganda en televisión, que -por la dimensión territorial del país- es considerado el principal medio de difusión política de Brasil.

El presidente del Tribunal Superior Electoral, José Antonio Dias Toffoli, admitió este jueves que el calendario de la propaganda electoral puede alterarse, pero aclaró que eso dependería de alguna solicitud expresa, que aún no ha sido formulada, y de que haya un absoluto consenso entre todos los candidatos presidenciales.