Dispositivo es clave para esclarecer las circunstancias del accidente, causado, según las primeras hipótesis, por el mal tiempo

 26 julio, 2014

Bamako

La segunda caja del avión de Air Algérie que se estrelló el pasado jueves en el este de Mali con 116 personas de quince nacionalidades a bordo, fue hallada este sábado por los equipos de rescate desplazados hasta el lugar, una zona de difícil acceso.

Una foto tomada este sábado muestra los restos del Vuelo Air Algerie AH 5017 esparcidos en el lugar del accidente en la región de Malí Gossi, al oeste de Gao. Expertos de la ONU encontraron la segunda caja negra.
Una foto tomada este sábado muestra los restos del Vuelo Air Algerie AH 5017 esparcidos en el lugar del accidente en la región de Malí Gossi, al oeste de Gao. Expertos de la ONU encontraron la segunda caja negra.

El dispositivo, encontrado un día después del hallazgo de la primera caja negra, es clave para esclarecer las circunstancias del accidente, causado, según las primeras hipótesis, por el mal tiempo reinante en la zona.

El primer ministro argelino, Abdelmalek Selal, volvió a descartar la posibilidad de un atentado terrorista e insistió en las adversas condiciones climatológicas como la principal causa de lo ocurrido.

En una rueda de prensa, Selal declaró que la región donde se produjo el accidente "es tristemente conocida por las difíciles condiciones meteorológicas", que según apuntó, pueden provocar unas corrientes de aire conocidas como "frente continental" que arrastran granizo y arena.

Asimismo, subrayó que en dicha zona no se tiene conocimiento de la existencia de células terroristas y agregó que en todo caso estos grupos no están equipados para alcanzar a un avión a casi 10.000 metros de altitud.

La caja negra ha sido localizada por expertos de la misión de las Naciones Unidas para Mali (Minusma), que colaboran desde ayer con las autoridades malienses y los soldados franceses que comenzaron las operaciones de búsqueda.

El aparato, perteneciente a la compañía española Swiftair, se estrelló con 110 pasajeros a bordo y seis tripulantes españoles, cuando cubría la línea Uagadugu-Argel.

El viernes fue hallada la primera caja negra, que ya se encuentra en Gao, donde las autoridades han preparado la llegada de las familias de las víctimas, 54 de las cuales eran de nacionalidad francesa.

El presidente francés, François Hollande, anunció este sábado tres días de luto oficial en Francia por las víctimas del avión.

Las banderas, según indicó el jefe del Estado durante una reunión con familiares de los fallecidos, ondearán a media asta a partir de este lunes en todos los edificios públicos en señal de duelo.

El MD-83 se estrelló en una zona de difícil acceso en la región maliense de Gossi, lo que dificultó su hallazgo y entorpece la recuperación de los cadáveres y las investigaciones.

El jefe de la Misión de estabilización de la ONU en Mali, (Minusma), Albert Gerard Koenders, indicó ayer que personal civil, militar y policial especializado de Naciones Unidas se encuentra desplegado sobre el terreno para ayudar a las autoridades malienses y francesas en las operaciones de búsqueda y de recuperación de cuerpos.

Hoy se esperaba también la llegada a Gossi, situada a un centenar de kilómetros de Gao, de expertos franceses, españoles, argelinos y malienses para avanzar en las investigaciones de la causa del siniestro.

Según indicó el viernes el ministro de Transportes argelino, Amar Ghul, las cajas negras serán entregadas a la Agencia Internacional del Transporte Aéreo (IATA) , con sede en Montreal y Ginebra.

Mientras continúan las investigaciones y las labores para la recuperación de los cadáveres, varios testigos describieron hoy a Efe con gran aflicción la situación del lugar en el que se estrelló el aparato.

"Nunca había visto tal horror. Todo está quemado", aseguró a Efe Musa Bagayoko, un fotógrafo de Gao.

Un médico militar que no quiso ser identificado y que participa en las operaciones de búsqueda indicó que los cuerpos están "despedazados", en descomposición y muchos de ellos entre escombros que aún humean.

Según explicó a Efe una fuente de seguridad, la caída del avión ha dejado un cráter alrededor del cual se esparcen los restos de los pasajeros y del fuselaje en un radio de 500 metros.

Responsables franceses informaron el viernes de que la aeronave se encuentra totalmente desintegrada y sus restos diseminados en un espacio de unas nueve hectáreas, que son supervisadas por 220 militares de Francia, Mali y Holanda.

Por su parte, el primer ministro de Burkina Faso, Luc Adolphe Tiao, aseguró a varias familias de las víctimas en Uagadugú, desde donde despegó el avión siniestrado con destino a Argel, que será complicado recuperar los cuerpos porque "los restos humanos y los escombros están dispersos por la zona".