Familiares de estudiantes desaparecidos encontraron ocho cuerpos entre este miércoles y jueves

 15 enero, 2015

México.

Familiares de personas desaparecidas en el municipio de Iguala, estado mexicano de Guerrero, hallaron ocho cuerpos en tres fosas clandestinas, informó hoy una fuente comunitaria, mientras continúa la violencia asociada a las protestas por la desaparición de 43 estudiantes en setiembre pasado.

Los padres de los estudiantes desaparecidos realizaron este jueves una operación de búsqueda en las afueras de Iguala, estado de Guerrero.
Los padres de los estudiantes desaparecidos realizaron este jueves una operación de búsqueda en las afueras de Iguala, estado de Guerrero.

Los familiares, acompañados por policías comunitarios, encontraron tres cadáveres ayer y otros cinco este jueves en las fosas descubiertas en el paraje denominado La Laguna, informó un vocero de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg).

Desde la desaparición de los 43 estudiantes el pasado 26 de setiembre en Iguala, la Upoeg, organización comunitaria que surgió en enero de 2013 para realizar funciones policiales ante el asedio del crimen organizado, asiste a los pobladores en la búsqueda de familiares desaparecidos.

Hasta el momento han encontrado unos 40 restos humanos en Iguala, algunos de más de cinco años y que no coinciden con los estudiantes de una escuela rural para maestros desaparecidos en setiembre a manos de Policías municipales y miembros del grupo criminal Guerreros Unidos.

A su vez, algunos padres de esos estudiantes y policías comunitarios iniciaron hoy una búsqueda de los jóvenes en la Loma del Zapatero, en Iguala, sin encontrar indicio alguno. Los padres dijeron que planean quedarse tres días más en la zona.

En tanto, unos 100 integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) irrumpieron en una reunión de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) que se efectuaba en un auditorio en Chilpancingo, la capital del estado.

Los maestros desalojaron a los alrededor de 1.500 asistentes mientras exigían que cesen las demandas de represión contra su movimiento por parte del presidente de Coparmex en Chilpancingo, Jorge Nava Romero, argumentando que "está en peligro la estabilidad de Guerrero".

Asimismo, los miembros de la Ceteg prendieron fuego a una camioneta de la Policía Estatal.

La Ceteg, que se opone a la reforma educativa promulgada por el Gobierno mexicano que resta prerrogativas a las agrupaciones gremiales, ha encabezado numerosas manifestaciones violentas a raíz de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

Etiquetado como: