Los investigadores forenses investigan las causas de su muerte

 11 febrero, 2014

Amsterdam

Exministra de Salud, Els Borst, fue encontrada fallecida este martes en su vivienda.
Exministra de Salud, Els Borst, fue encontrada fallecida este martes en su vivienda.

Els Borst, exministra de salud que redactó la ley de 2002 que permitió la eutanasia en Holanda, fue encontrada sin vida en el garaje de su casa, informó la policía este martes.

La policía de Utrecht dijo que el cadáver de la mujer de 81 años fue descubierto por amigos suyos el lunes por la noche.

Los investigadores forenses, después de trabajar durante toda la noche, descartaron que haya fallecido de manera natural. En una declaración este martes, la policía espera la autopsia para determinar si la muerte fue resultado de un accidente o posiblemente un crimen.

Se le había visto bien animada el sábado, en una función de su partido político centrista D66.

Borst fue académica médica que se desempeñó como ministra de salud de 1994 a 2002.

La ley nacional de eutanasia, que codificó una práctica anterior, permite la eutanasia cuando un enfermo incurable la solicita, si padece un sufrimiento insoportable y si no tiene posibilidad de recuperarse. Dos médicos deben coincidir.

El primer ministro Mark Rutte encomió a Borst como "una profesional sabia, con posiciones claras y consideradas, que sabía mantenerlas".

"Conquistaba a la gente con su franqueza, suavidad y honestidad", agregó.

Las posiciones de Borst solían chocar con las de grupos religiosos, aunque recibieron la aprobación de la mayoría de los votantes.

Tratando de prevenir una epidemia de sarampión en el cordón calvinista holandés el año pasado, escribió un artículo de opinión en el periódico Algemeen Dagblad en el que instó a los pastores y los feligreses a vacunarse.

"Si todo es voluntad de Dios, entonces también lo es la invención de la vacuna, al igual que el cinturón de seguridad", argumentó.

En una entrevista con el periódico NRC en 2001, admitió que no se oponía en principio a una píldora suicida para "la gente de edad muy avanzada que ya ha agotado su vida".

Sin embargo, "debemos entablar una discusión social profunda sobre este tema", dijo al periódico.

Borst, una de las primeras holandesas en ocupar un alto cargo político, mantenía el título de "ministra de estado", una de un puñado de exlíderes a los que se otorgan pasaportes diplomáticos que les permite representar la nación en el concierto internacional.

Le sobreviven tres hijos.

Etiquetado como: