El abogado de Sarkozy confirmó que pedirá judicialmente que se anule la imputación decidida por el juez contra el expresidente francés

 24 marzo, 2013

Burdeos (AFP). El abogado de Nicolas Sarkozy lanzó el domingo un nuevo ataque contra el juez que imputó al expresidente francés en el caso de la multimillonaria Liliane Bettencourt, dando a entender que carece de "imparcialidad".

Tres días después de la imputación de Sarkozy por "abuso de debilidad" contra la nonagenaria Bettencourt supuestamente para obtener fondos para su campaña electoral de 2007, el abogado Thierry Herzog acusó al juez Jean Michel Gentil por haber firmado una tribuna sobre las insuficiencias de la lucha contra la corrupción bajo la presidencia de Sarkozy (2007-2012).

"Uno puede como mínimo interrogarse sobre la imparcialidad de este magistrado", declaró Herzog en entrevista al Journal du Dimanche, aludiendo a una "tribuna política" "firmada por el juez Gentil contra Nicolas Sarkozy".

Ese texto, firmado también por otros 81 magistrados y publicado en junio de 2012 por el diario Le Monde, cuestionaba según el abogado "la política de Sarkozy y de su predecesor (Jacques Chirac) acusándolos de +querer proteger a los corruptos+".

Tras cinco años de investigación Sarkozy fue imputado el jueves por "abuso de debilidad" en la persona de la heredera del gigante mundial de los cosméticos L'Oréal, Liliane Bettencourt. Esta decisión judicial llegó en momentos en que el expresidente consideraba un eventual regreso a la política. Sarkozy, que fue derrotado en la presidencial de 2012 por el actual presidente socialista François Hollande, ha negado rotundamente esa acusación.

Por otra parte, según Herzog, se produjo un incidente entre el expresidente y el juez Gentil, cuando éste le comunicó el jueves su imputación por abuso de debilidad.

"Sarkozy le contestó que era una 'gran injusticia'. El juez Gentil replicó violentamente que esas palabras eran injuriosas, a lo que Sarkozy respondió 'no, esto es una injusticia, y tengo la libertad de decir y pensar lo que quiero'. El juez añadió: 'es un insulto, y ahora esto se terminó', a lo que Sarkozy dijo 'no, esto no ha terminado', dando a entender que interpondría un recurso", explicó el abogado.

Sarkozy fue apoyado por su campo político, que acusó a la justicia francesa de haber infligido al expresidente un "trato escandaloso".

El sábado, el abogado del juez Gentil aseguró que éste "está harto de ser insultado" y anunció para "los próximos días" que interpondría una querella.

Por su lado, el abogado de Sarkozy confirmó en su entrevista al diario que pedirá judicialmente que se anule la imputación decidida por el juez contra el expresidente francés.

Etiquetado como: