Primer ministro pedirá que recortes se realicen en el doble del tiempo que actualmente le exige Europa.

 14 agosto, 2012
 El primer ministro griego hará el pedido a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Francois Hollande, informó el Financial Times. | ARCHIVO
El primer ministro griego hará el pedido a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Francois Hollande, informó el Financial Times. | ARCHIVO

Londres (AFP). El primer ministro griego, Antonis Samaras, pedirá reescalonar el plan de austeridad de Grecia en ocasión de su próximo encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, la próxima semana.

Samaras sugerirá que los recortes en el gasto público se repartan en un periodo de cuatro años y no dos, según un documento al que accedió el periódico económico británico.

El gobierno griego -dirigido por una coalición encabezada por el consevador Samaras y apoyada por los socialistas y la izquierda moderada- intenta cerrar un impopular paquete de recortes por 11.500 millones de euros para 2013 y 2014, reclamado por los acreedores del país a cambio de su ayuda.

Grecia colocó el martes 4.063 millones de euros en bonos del Tesoro a tres meses, por los que tuvo que ofrecer rendimientos en alza para obtener dinero fresco que la salven del default, a 4,43% contra 4,28% en la anterior emisión similar.

Sin embargo, la demanda fue 1,36 veces superior a la oferta, lo cual demuestra el escaso entusiasmo de los mercados.

Su objetivo es asegurar las necesidades corrientes del país y eventualmente permitirle cumplir con un vencimiento de 3.200 millones de euros con el Banco Central Europeo, el próximo 20 de agosto.

Privada desde el invierno de 2010 de acceso a los mercados de deuda a largo plazo, que le pedían tasas prohibitivas, Grecia subasta deuda a corto plazo dos veces por mes, para completar los préstamos concedidos por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

No obstante, esas emisiones nunca superaron los 1.950 millones de euros desde el inicio de la crisis de la deuda.

La UE y el FMI decidirán en septiembre si prestan o no a Grecia 31.500 millones de euros, como parte del segundo plan de ayuda a este país para evitarle la quiebra.