30 junio, 2012

Caracas. AFP. La televisora venezolana Globovisión, crítica con el Gobierno, pagó ayer una multa de $2,16 millones por la cobertura de una crisis carcelaria en 2011 para evitar que se ejecutara un millonario embargo, que habría ocasionado la suspensión de sus transmisiones.

“Vinimos a pagar la injusta y desproporcionada multa que nos aplicó el Conatel (ente estatal que regula las telecomunicaciones) en octubre”, expresó el vicepresidente ejecutivo del canal, Carlos Zuloaga, en las afueras del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que la víspera dictaminó un “embargo ejecutivo” al canal por $5,68 millones.

“Este pago de la multa debe anular el embargo”, dijo el responsable en el TSJ, donde decenas de trabajadores, políticos y simpatizantes de la televisora protestaron por la sanción.

Etiquetado como: