El rey del espectáculo argentino

 10 marzo, 2015

Buenos Aires. AFP El prolífico animador y productor argentino del espectáculo Gerardo Sofovich, creador de éxitos e impulsor de un sinnúmero de figuras como Alberto Olmedo y Susana Giménez, murió a los 77 años víctima de una afección respiratoria.

En los últimos años sufrió frecuentes internaciones, en una de ellas incluso debió ser sometido a un múltiple bypass y le habían practicado ya 13 angioplastías, un récord en Argentina, según él mismo se mofaba.

“No le tengo miedo a la muerte, me gradué de ateo y eso te da otra realidad”, dijo una vez.

Descripto por sus colegas como obsesivo, riguroso y cascarrabias, había forjado su carácter en una infancia difícil.

A los 7 años había sufrido un accidente por el que había perdido una pierna, cuando lo arrolló un tranvía y desde entonces llevaba una prótesis ortopédica.

“Pese al grave accidente que tuve, hice la carrera que hice, nunca quise dar lástima”, aseguró alguna vez sobre el tema del que rechazaba hablar en público.

En 2011 fue reconocido como Personalidad Destacada de la Cultura por la Legislatura de Buenos Aires.

Considerado uno de los mayores creadores argentinos de programas de entretenimientos fue promotor de éxitos que batieron récords de público como Operación Ja ja y Polémica en el bar en la pantalla chica o los filmes Los caballeros de la cama redonda (1973) y La guerra de los sostenes (1976), de un género tan popular como criticado por su humor subido de tono.

Sus trabajos promovieron a primeras figuras como los fallecidos Alberto Olmedo y Jorge Porcel o las ‘vedettes’ Susana Giménez y Moria Casán entre un sinnúmero de actores.

“Dicen que la muerte no existe y que la gente muere solo cuando la olvidan. Jamás te olvidaremos. Todo mi amor, Gerardo”, escribió el animador y empresario Marcelo Tinelli en cuyo ‘show’ Bailando por un sueño Sofovich participó en un panel de jurados.

Sofovich también fue productor y director teatral y estuvo al frente de rutilantes éxitos de taquilla del llamado teatro de revistas (‘varieté’).

Iniciado junto a su fallecido hermano Hugo, conformaron una exitosa dupla de guionistas que dieron vida a personajes que explotaban con humor la idiosincracia de los argentinos.

A partir de los años 70 emprendió su carrera en solitario y llegó a convertirse en el zar del espectáculo.

Estuvo casado durante 30 años con la actriz Carmen Morales, de quien estaba divorciado y con quien tuvo a su único hijo Gustavo, padre de dos niños.

En 1992 fue interventor del canal estatal ATC, actual canal 7, durante la presidencia de Carlos Menem (1989-99).

Fue procesado y sobreseido por administración fraudulenta en una causa que investigó las millonarias pérdidas que registró el canal bajo su gestión.

Fue actor y animador de sus propios programas, uno de ellos ‘La noche del domingo’, de entretenimientos, alcanzó picos de audiencia y tras años en el aire se convirtió en un clásico del rubro.

De vasta cultura y memoria prodigiosa actualmente era panelista en un programa de preguntas y respuestas, ‘Los 8 escalones’, y conducía su propio programa de televisión en un canal pago.

Etiquetado como: