4 junio, 2014
En la imagen, los Príncipes de Asturias y de Viana, Felipe y Letizia, acompañados por la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina (tercera der.), durante el homenaje rendido ante el sepulcro, a los primeros Reyes de Navarra, este miérdoles.
En la imagen, los Príncipes de Asturias y de Viana, Felipe y Letizia, acompañados por la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina (tercera der.), durante el homenaje rendido ante el sepulcro, a los primeros Reyes de Navarra, este miérdoles.

Madrid.

El futuro rey Felipe VI llamó a los españoles a permanecer unidos, este miércoles en su primer discurso tras la abdicación de su padre, que le deja un país enfrentado a retos como el independentismo catalán y el auge del sentimiento republicano.

Felipe, de 46 años, llega al trono de una España asfixiada por la crisis, donde crecen las tensiones políticas y cuya ciudadanía, indignada por los múltiples escándalos de corrupción, pierde confianza en las instituciones al tiempo que aumentan los partidarios de un retorno a la república.

"En periodos de dificultades como los que atravesamos, la experiencia de tiempos pasados plasmada en la historia nos enseña que solo uniendo nuestros afanes, anteponiendo el bien común a los intereses particulares (...) lograremos avanzar hacia escenarios mejores", afirmó.

"Ese es el ánimo que todos –responsables institucionales, agentes sociales y económicos, entidades y ciudadanos– debemos tener para afrontar con decisión el futuro", agregó.

Con voz a veces entrecortada por la emoción, Felipe , aún príncipe de Asturias hasta que la abdicación de su padre sea aprobada por el Parlamento, hizo este llamamiento durante la entrega de un premio en Navarra que le permitió hacer la primera referencia a su futuro como rey.

"Permítanme que respete el procedimiento parlamentario y me limite a reiterar públicamente mi empeño y convicción de dedicar todas mis fuerzas, con esperanza, con ilusión, a la tarea apasionante de seguir sirviendo a los españoles", declaró en un acto en que apareció junto a su esposa, la princesa Letizia, experiodista de televisión que se convertirá en la primera reina de España de origen plebeyo.

En esta primera aparición juntos en público desde el anuncio de abdicación del rey, los príncipes se mostraron relajados y sonrientes.

Al igual que su hijo, el rey Juan Carlos cumplió hoy su agenda y presidió una reunión con alrededor de 300 empresarios españoles, que le rindieron homenaje con prolongadas ovaciones, que agradeció visiblemente emocionado.

"Muchas gracias, os lo digo de corazón y agradecimiento, muchas gracias por vuestra labor, seguid adelante, yo estaré siempre al lado vuestro", declaró el rey, después de escuchar durante varios minutos la larga ovación que, puestos en pie, le han dedicado los empresarios al acabar la ceremonia.

En el discurso con el que cerró el acto de entrega del I Premio Reino de España a la trayectoria empresarial, que recayó en Enrique de Sendagorta Aramburu, fundador de la empresa de ingeniería Sener, el monarca declaró que durante sus 39 años de reinado ha puesto todo su empeño en apoyar el mayor progreso económico de España.

"El mayor servicio que los empresarios realizan a favor del conjunto de la sociedad, asumiendo riesgos y dificultades, se concreta en la generación de puestos de trabajo y en la creación de riqueza", aseveró.

El Congreso de los diputados de España inició el martes la tramitación urgente de la ley de abdicación de Juan Carlos I, que permitirá la proclamación de su hijo como nuevo rey de España, que se prevé tenga lugar el próximo 18 de junio.

El Gobierno español envió el mismo martes al Congreso su propuesta de esta ley orgánica, sobre la que el próximo miércoles se procederá a la lectura única en el pleno de la Cámara Baja.

La norma previsiblemente será aprobada con un amplio respaldo del Parlamento, en el que el Partido Popular, de centroderecha y en el Gobierno, cuenta con la mayoría absoluta.

Etiquetado como: