1 febrero, 2010

París. AFP. Este martes comenzará el juicio por el accidente de un Concorde de Air France en julio de 2000, en el cual murieron 113 personas.

Seis acusados deberán responder a partir del martes ante el Tribunal Correccional de Pontoise, al norte de París, Francia.

El 25 de julio del 2000, dos minutos después de despegar rumbo a Nueva York, un Concorde de Air France se estrelló contra un hotel en la localidad de Gonesse, y causó la muerte de las 109 personas que iban a bordo, en su mayoría alemanes, y cuatro en tierra.

La Oficina de Investigaciones y Análisis (BEA), autoridad francesa encargada de los aspectos técnicos del accidente, elaboró su informe al cabo de 18 meses, pero la instrucción del sumario penal demoró ocho años.

Las investigaciones de la BEA concluyeron que el accidente fue provocado por una lámina de titanio que se había desprendido de un avión DC-10 de la compañía aérea estadounidense Continental Airlines, que acababa de despegar en el aeropuerto parisino Charles de Gaulle.

Un neumático del Concorde estalló después de pasar sobre esa lámina. Las piezas expelidas por la deflagración agujerearon el depósito de combustible, lo que desató un incendio.

Etiquetado como: