18 abril, 2012

Roma (AFP). El gigante italiano Finmeccanica, el segundo mayor grupo industrial público de la península, experto en sectores como aeronáutica, electrónica de defensa, energía y transporte, aseguró que “no hubo coimas” con el Gobierno de Panamá por el contrato firmado en 2010 en ese país, en un comunicado divulgado este miércoles en Roma.

“Finmeccanica y Augusta Westland no han pagado, ni prometido coima alguna –en efectivo o como bien físico, helicóptero u otros– a Valter Lavitola, al Gobierno de Panamá o a otros intermediarios”, precisa la nota.

La firma italiana aseguró que firmó en agosto del 2010 un contrato “legal” con Panamá para la entrega de cinco helicópteros a través de Agusta Westland y que tales aparatos no han sido entregados debido a “que aún están en producción”.

La firma destacó que para la construcción y entrega de un helicóptero es necesario “respetar rigorosamente” la reglas del Código de Navegación, que “hacen imposible exportar un helicóptero de manera ilícita y no detectable”.

El comunicado fue emitido tras la divulgación en Italia de una serie de informaciones de prensa que vinculan al grupo con el exdirector del diario italiano “Avanti” y empresario Valter Lavitola, acusado de corrupción y soborno al exprimer ministro Silvio Berlusconi y al presidente de Panamá, Ricardo Martinelli.

Lavitola se encuentra detenido desde el lunes pasado en Italia tras haber permanecido prófugo seis meses en América Latina.

Según fuentes judiciales cercanas a los fiscales de Nápoles que investigan el caso, Henry John Woodcock y Vicenzo Piscitelli, citadas por la prensa italiana, Lavitola es acusado de haberse presentado como “intermediario” del presidente de Panamá y de las autoridades panameñas para realizar “negociaciones ilícitas” en ese país, entre ellas la construcción de cuatro cárceles.

Para los investigadores, el negocio de las cárceles con Panamá se esfumó debido a los problemas judiciales en Italia de Lavitola relacionados con los sobornos a Berlusconi.

Según la fiscalía napolitana, Lavitola es un “experto en chantaje” y gozaba de importantes contactos dentro de Finmeccanica, el cual a su vez controla las firmas Selex, Telespazio Brasile y Augusta Westland, con intereses en Panamá .

El diario “Il Corriere della Sera” sostiene que las filiales de Finmeccanica se apoyaron en la empresa Agafia, con sede en Panamá y propiedad de Lavitola para sus operaciones.

En el comunicado, Finmeccanica desmiente tales “versiones de prensa” y recalca que “respeta la labor de las autoridades competentes”.

Etiquetado como: