Por: Andrea González Mesén 19 junio, 2014

¡Viva el Rey!, ¡viva España! se escuchó segundos después de la juramentación del ahora rey de España Felipe VI.

La proclamación se dio a las 10:40 a. m. (2:40 a. m. hora de Costa Rica) en el Congreso de los Diputados, en medio de una sesión solemne en la que se concretó la juramentación sobre la Constitución y proclamación del nuevo rey.

Felipe VI asegura que en su periodo representará a "una monarquía renovada en un tiempo nuevo", en la cual será "leal y dispuesto a escuchar, a comprender, a advertir y a aconsejar, y también a defender siempre los intereses generales".

En su discurso reiteró el apoyo al sistema político y a su aspiración de convertirse en un rey democrático, así como a ejercer un mandato dentro de los principios morales y éticos.

Para el monarca, la corona deberá velar por la dignidad de la institución, preservar su prestigio y observar una conducta íntegra, honesta y transparente, para así, ganarse el aprecio, el respeto y la confianza de los ciudadanos.

También, hizo mención a la falta de empleo en España y a la necesidad de buscar soluciones a través del refuerzo de la tecnología. Además, al rescate del medio ambiente y al realce del papel de la mujer en la sociedad.

El rey instó a los españoles a asumir una presencia "cada vez más potente y activa en la defensa de los derechos de los ciudadanos y en la promoción los intereses, con la voluntad de participar e influir más en los grandes asuntos de la agenda global y sobre todo en el marco de las Naciones Unidas".

Lazos entre España y América Latina

Felipe VI llamó el jueves en su discurso de proclamación como rey a impulsar "con generosidad" el "inmenso valor" de los vínculos que unen a España con América Latina.

"Con los países iberoamericanos nos unen la historia y lazos muy intensos de afecto y hermandad" y "en las últimas décadas, también nos unen intereses económicos crecientes y visiones cada vez más cercanas sobre lo global", señaló el nuevo monarca, que accedió al trono tras la abdicación de su padre, el rey Juan Carlos.

"Pero sobre todo, nos une nuestra lengua y nuestra cultura compartidas. Un activo de un inmenso valor que debemos potenciar con determinación y generosidad", recalcó.

Felipe VI se sitúa así en la continuidad de la labor de Juan Carlos, que se empeñó durante su reinado en acercar a España a sus excolonias. Hasta ahora el nuevo Rey ha asistido a 69 tomas de posesión de jefes de Estado en la región, demás ha viajado a Estados Unidos en al menos 19 ocasiones.

Una de sus principales iniciativas fue la instauración a partir de 1991 de las Cumbres Iberoamericanas.

Actualizada a las 5:25 a. m.