La voz que supo conciliar el feminismo con el islam

 2 diciembre, 2015

Rabat. EFE La marroquí Fatima Mernisi, fallecida este lunes a los 74 años, fue una pionera en la labor de conciliar dos visiones que parecían incompatibles: el feminismo laico y el feminismo musulmán, sin renegar de sus raíces culturales.

Sin caer nunca en el discurso religioso, sino dentro de los cánones universitarios y académicos, Mernisi se encargó de recordar en su prolífica obra (traducida a numerosos idiomas) que el islam no debe verse como una religión que relega a la mujer a un ámbito inferior.

Nació en Fez en 1940 y se crió en un harén, hecho que marcaría su vida y que le sirvió para proyectar sus vivencias como cuando produjo una de sus obras más conocidas, El harén político: el Profeta y las mujeres (1987).

También tuvo una mirada muy crítica con la cultura occidental y fue célebre su frase sobre “la esclavitud de la talla 38”, aparecida en una de sus útimas obras, El harén occidental.

La especialista en el mundo árabe contemporáneo Ángeles Ramírez, profesora en la Universidad Autónoma de Madrid, recordó dos líneas de trabajo de Mernisi hoy todavía válidas: la primera, la que recuerda que el Corán no es per se un texto discriminatorio.

Según Mernisi, ha sido la lectura histórica del Corán , y concretamente la elección de unos hadices (palabras y hechos atribuidos al profeta Mahoma), los de corte más conservador, los que han hecho triunfar una visión misógina en la mayor parte del mundo musulmán.

La segunda gran aportación (que aparece en su libro Las sultanas olvidadas, 1990) es recordar que la Historia escrita en el mundo musulmán ha hurtado la aportación de numerosas mujeres que desde ámbitos políticos o intelectuales marcaron sus épocas, pero su voz ha sido silenciada en un mundo dominado por hombres.