18 agosto, 2012

San Salvador. ACAN-EFE El conflicto entre los poderes Legislativo y Judicial de El Salvador entró en una etapa de mayor complejidad después de que la Corte Centroamericana de Justicia falló a favor del Parlamento, y la salida a la crisis depende ahora, más que antes, de un acuerdo político interno.

En ello coincidieron ayer analistas locales y el presidente Mauricio Funes, mientras que los líderes políticos del país expresaron su voluntad de mantener el diálogo para solucionar crisis que ya se extiende por más de dos meses.

El analista político Roberto Cañas opinó que la resolución de la Corte regional ha venido a profundizar más el conflicto, aunque expresó que espera que la solución se alcance en Casa Presidencial, donde desde el 24 de julio se llevan adelante negociaciones con los partidos con la mediación de Funes.

“Toda solución nacional es mejor que la supranacional” , afirmó Cañas, quien consideró “inconstitucional” el falló emitido el jueves por la Corte Centroamericana, con el que declaró “ inaplicables” las resoluciones de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema que anularon las elecciones de una veintena de magistrados.

La Sala emitió esos fallos el 5 de junio con el argumento de que una misma legislatura no puede elegir dos veces esos cargos, y rechazó por “inconstitucionales” unas medidas cautelares dictadas por la Corte regional el 22 de junio, cuando aceptó un recurso de conflicto entre poderes del Estado presentado por el Parlamento.

Por su parte, Funes reconoció que El Salvador vive “una situación compleja” , y dejó en manos de la “voluntad de los partidos políticos” la posibilidad de resolver el conflicto “en las próximas horas” .

El gobernante se comprometió a crear “un clima de mayor certeza jurídica ” en el país, donde existen dos cortes supremas: una conformada por los magistrados cuyas elecciones fueron anuladas y la otra por la Sala de lo Constitucional ampliadas con suplentes.