16 marzo, 2013

Puebla de Zaragoza. AFP. Al menos 11 personas murieron y unas 70 resultaron heridas ayer por el estallido de cohetes pirotécnicos que eran transportados en una camioneta para la celebración de una fiesta religiosa en el municipio de Nativitas, en el centro de México, informó el gobierno estatal.

Una funcionaria de prensa del gobierno de Tlaxcala, estado en el que se ubica Nativitas, que pidió reservar su nombre, no precisó la gravedad de los heridos, algunos de los cuales eran trasladados a hospitales en el estado de Puebla.

El incidente ocurrió poco después del mediodía en el poblado de Jesús Tepactepec, a 125 km al este de la ciudad de México, en una explosión provocada al parecer por la caída de una bengala sobre el vehículo, que llevaba un cargamento de estos mismos explosivos.

El obispo de Tlaxcala, Francisco Moreno, se trasladó al lugar de la explosión, el cual recorrió con vecinos del lugar. “Dios mío, esto es una tragedia”, exclamó visiblemente consternado.

“Todo empezó a explotar, muchos pudimos correr, pero nada más se veían cuerpos volando, luego todo negro”, narró a la prensa Isidro García Vázquez, quien se hallaba en el lugar de la tragedia.

Las víctimas se encontraban cerca de la camioneta en una calle del pueblo, donde se realizaban los preparativos para la fiesta del santo patrono, Jesucito. Habitantes de la comunidad indicaron que entre los cadáveres se observó el de un bebé y que otros fueron lanzados hacia un canal de aguas negras.

El Ejército mexicano y organismos de socorro trabajan en la zona, que fue acordonada.

Etiquetado como: