La historia del fútbol mundial abunda en trágicos episodios de estampidas y avalanchas en las tribunas

 11 febrero

Al menos 17 hinchas de fútbol murieron y otros 56 resultaron heridos como consecuencia de una estampida en un estadio de Uíge en el norte de Angola.

La tragedia se produjo el viernes 10 de febrero durante el partido inaugural del torneo de 1ª división angoleño, en un estadio con capacidad para 12.000 espectadores, sin que se suspendiera el encuentro.

Las tribunas ya estaban repletas cuando más hinchas intentaron penetrar en el recinto deportivo, generando una avalancha humana mortal mientras en la cancha seguía disputándose el partido entre los equipos Recreativo do Libolo y el Santa Rita local.

"Se produjo una obstrucción en uno de los accesos al estadio Cuatro de Enero, causando numerosas víctimas: 17 muertos y 56 heridos hospitalizados" algunos de ellos en estado grave, dijo a la AFP el portavoz de la policía, Orlando Bernardo.

Precisó que entre los muertos hay un número indeterminado de niños y que los heridos estaban siendo atendidos en distintos hospitales.

Según la policía, la mayoría murió pisoteado o asfixiado por la estampida.

El Recreativo do Libolo, que jugaba como visitante y ganó 1 a 0 con gol de Viet, tituló en su sitio en internet: "Tres puntos y un final trágico".

"Mientras se disputaba el partido entre los dos equipos, los hinchas intentaron entrar al estadio para ver el encuentro. La puerta cedió ante la presión ejercida y 17 personas murieron apiñadas" relata el Recreativo, precisando que hubo además seis decenas de heridos. "Es una tragedia sin precedentes para el fútbol angoleño", agrega.

El Recreativo do Libolo, que jugaba como visitante y ganó 1 a 0 con gol de Viet, tituló en su sitio en Internet:
El Recreativo do Libolo, que jugaba como visitante y ganó 1 a 0 con gol de Viet, tituló en su sitio en Internet: "Tres puntos y un final trágico".

Críticas a la acción policial

Según testigos, muchos hinchas no tenían entradas. Otros indicaron que los espectadores que estaban en las tribunas solo se enteraron de la tragedia una vez terminado el partido.

"Nadie dentro del estadio se enteró de lo que pasaba afuera", dijo al Diario de Noticias el director técnico del Santa Rita, Sergio Traguil.

El presidente del club, Pedro Nzolonzi, citado por la agencia portuguesa de noticias Lusa, acusó a las fuerzas de seguridad de ser responsables de lo sucedido por no controlar eficazmente a la multitud.

"Fue un grave error de la policía dejar que la gente se acercase tanto a la cancha", declaró el dirigente. "Muchos de ellos no querían pagar y los que tenían entrada no podían acceder. Así fue que comenzó la confusión", agregó. "Es todo culpa de la policía. Hubiese sido fácil de evitar. Sencillamente, tenían que haber ampliado el cordón de seguridad".

El gobierno solicitó una investigación sobre las causas de la tragedia, informó la agencia estatal Angop.

Número 148 en el ranking de la FIFA, el fútbol de Angola es de escasa figuración a nivel africano.

El país ha permanecido relativamente cerrado al mundo exterior durante el gobierno autoritario del presidente Jose Eduardo dos Santos, en el poder desde 1979.

Un drama recurrente

La historia del fútbol mundial abunda en trágicos episodios de estampidas y avalanchas en las tribunas, a menudo causadas por la falta de control de la multitud, instalaciones precarias y el comportamiento de las hinchadas.

En 2009, la falta de control en Costa de Marfil causó 19 muertos en Abiyán en un partido de calificación para el Mundial de 2010, entre la selección local y Malaui.

Una estampida ocurrida en 2001 en el estadio de Accra dejó 127 muertos en Ghana.

En esa oportunidad, hinchas enfurecidos por la derrota de su equipo comenzaron a arrojar proyectiles y a romper asientos. La policía arrojó gases lacrimógenos, desencadenando el drama.

En mayo de 1964, 320 personas murieron y más de mil resultaron heridas en una estampida ocurrida en el Estadio nacional de Lima durante un encuentro entre Perú y Argentina. Los hinchas que no pudieron escapar murieron aplastados o asfixiados.

Gran Bretaña renovó sus estadios luego de que 56 personas fallecieran en el incendio de una tribuna de madera en 1985 y 96 hinchas del Liverpool perecieran en una avalancha en 1989.

Etiquetado como: