Países proponen una conferencia internacional con Gobierno y rebeldes

 8 mayo, 2013

Moscú. AFP. Rusia y Estados Unidos se pusieron de acuerdo ayer en Moscú para incitar al régimen sirio y a los rebeldes a encontrar una solución política al conflicto, así como para proponer la organización “lo más rápidamente posible” de una conferencia internacional sobre Siria .

“Nos pusimos de acuerdo en que Rusia y Estados Unidos deben llamar al Gobierno sirio y a los grupos de oposición a encontrar una solución política” al conflicto, declaró el canciller ruso, Serguéi Lavrov, tras entrevistarse en Moscú con su homólogo estadounidense, John Kerry.

Rusia y Estados Unidos también acordaron, según Lavrov, intentar organizar “lo más rápidamente posible” una conferencia internacional sobre Siria, en la que participarían tanto miembros del Gobierno como de la oposición armada del país árabe.

El acuerdo de Ginebra sobre Siria , firmado el 30 de junio pasado por las grandes potencias, definió la vía a seguir para instaurar un gobierno de transición, sin referirse al presidente Bashar al-Asad.

Ese acuerdo no ha sido aplicado jamás ya que el cese del fuego provisional previsto en el acuerdo tampoco ha sido cumplido. “Pensamos que el comunicado de Ginebra es la vía a seguir para poner fin al derramamiento de sangre en Siria”, declaró Kerry, por su parte.

El jefe de la diplomacia estadounidense resaltó las discusiones “muy productivas, cálidas y amistosas” que sostuvo antes con el presidente ruso, Vladimir Putin, “que contribuyeron de manera significativa” a la capacidad para definir la vía que se debe seguir en lo que respecta a Siria.

Lavrov reafirmó que la partida de al-Asad –reclamada por los occidentales– no debe ser una condición previa para las negociaciones de paz e insistió al mismo tiempo en que Rusia no lo alentaba a permanecer en el poder.

Rusia acusa con frecuencia a Occidente de agravar el conflicto al buscar obtener la partida del presidente al-Asad, y afirma que su único objetivo es lograr una solución pacífica al conflicto.

Moscú es uno de los últimos apoyos del régimen de Damasco, al cual ha suministrado armas, mientras que Estados Unidos reflexiona en una solución para armar a los rebeldes sirios.

Kerry, quien llegó ayer a Moscú para su primer viaje a Rusia como jefe de la diplomacia, tiene una agenda cargada durante esta visita, que concluirá hoy, durante la cual tratará sobre Irán, el terrorismo tras los atentados de Boston y el delicado asunto de los derechos humanos en Rusia.