9 diciembre, 2015

Washington.

El Pentágono desarrollará dos prototipos de máquinas para destruir armas químicas con el fin de evitar la complicada logística que se emplea para destruir el arsenal químico entregado por el gobierno del sirio Bashar al Asad, anunció la institución este miércoles.

Una gran parte de los 1.300 metros cúbicos de armas químicas entregadas a la comunidad internacional por el gobierno de Bashar al-Asad fue neutralizada en 2014 en un navío de la marina estadounidense, y después fue transformada en desechos tratados en diferentes lugares del mundo.

Las máquinas requeridas por el Pentágono deben permitir "destruir en el terreno las reservas de armas químicas", según un comunicado de Darpa, la división de investigación tecnológica del Departamento de Defensa, que acordó contratos para construir estos prototipos.

Los agentes químicos deben ser transformados sobre el terreno en "productos no peligrosos", según el comunicado de Darpa.

En contraste, a los métodos actuales de eliminación "como la incineración o el hidrólisis (...) requieren de cantidades significativas de agua y crean desechos peligrosos que exigen un tratamiento ulterior", detalló.

Dos laboratorios diferentes fueron seleccionados para construir estos prototipos.

SRI International, basada en Menlo Park, California, se apoyará en una "tecnología de plasma de alta energía para quemar las moléculas orgánicas".

Mientras, el laboratorio Southwest Research Institute (SwRI) de San Antonio, Texas, utilizará una tecnología "comercialmente disponible", que permite utilizar las moléculas orgánicas a destruir como carburante para producir energía.

Después de un ataque químico que mató a cientos de personas en la región de Guta oriental, al este de Damasco, en agosto de 2013, Siria aceptó declarar y entregar su arsenal químico en el marco de un acuerdo supervisado por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas.