El tiroteo se produjo ayer ante alrededor de 500 alumnos, en donde resultaron heridos un profesor y dos estudiantes

 15 enero, 2014

Los Ángeles

El alumno que este martes abrió fuego en una colegio de Roswell, en Nuevo México (suroeste de Estados Unidos), hiriendo a un profesor y a dos estudiantes, tiene 12 años y habría aconsejado a algunos de sus pares que no concurrieran a la escuela, dijo este miércoles la Policía.

El tiroteo se produjo temprano ayer ante alrededor de 500 alumnos, en el gimnasia del colegio Berrendo, que se mantiene cerrado este miércoles, mientras los habitantes de Roswell organizan una velada por los estudiantes heridos.

Una tercera persona, el profesor que controló al autor de los disparos, resultó ligeramente herido.

La gobernadora de Nuevo México, Susana Martinez, precisó durante una conferencia que la adolescente de 13 años herida en el tiroteo, identificada como Kendal Sanders, que su estado se considera estable.

El otro herido, un adolescente de 11 años (la Policía había dicho inicialmente que tenía 12), y cuya identidad no fue revelada, fue herido más seriamente que Kendal. Fue sometido a una segunda operación y su estado sigue siendo crítico. "Fue herido en la cara y el cuello", dijo la gobernadora.

Peter Kassetas, jefe de Policía del estado, confirmó que el autor de los disparos "tiene 12 años" y que utilizó un fusil de caza calibre 20.

Sus motivaciones siguen siendo desconocidas, pero la Policía registró su casillero en la escuela y una residencia en el sector de Roswell, aunque no precisó si se trataba de su domicilio.

El adolescente también habría advertido a sus pares de las intenciones que tenía, según Kassetas. "Tenemos informaciones preliminares en el sentido de que (el autor de los disparos) habría invitado, antes de los hechos, a algunos alumnos a no ir a la escuela, pero aún no lo hemos confirmado", dijo.

Según testigos del tiroteo, el autor ingresó sin uniforme ni mochila al gimnasio, donde estaban reunidos 500 niños, sacó su arma y comenzó a disparar tres veces, según el relato de Joshua Ramirez ante una cadena local de televisión.

Martinez, por su lado, saludó el comportamiento heroico del profesor John Masterson, quien controló al autor de los disparos.

"Vio que el joven disparaba y disparaba, antes de apuntar su arma hacia (Masterson). Comenzó a hablarle, le pidió que bajara el arma. El joven bajó el arma y levantó sus manos".