Los enfrentamientos en Ucrania tomaron fuerza este lunes entre los guardias fronterizos y los rebeldes prorrusos

 2 junio, 2014

Lugansk, Ucrania

Los enfrentamientos entre los guardias fronterizos y los rebeldes prorrusos se recrudecieron este lunes en la región separatista de Lugansk, en el este de Ucrania, donde -según Washington- Rusia deja pasar armas y combatientes para desestabilizar el país.

Los guardias fronterizos ucranianos informaron del lanzamiento de un ataque de envergadura de los rebeldes durante la noche contra la sede regional de este cuerpo en la periferia de Lugansk, cuyos combaten continuaban por la tarde.

La sede regional era el objetivo de francotiradores apostados en los techos de dos edificios de viviendas próximos y apoyados por rebeldes armados de fusiles kalashnikov y lanzacohetes.

Se observaron médicos de urgencias certificar la muerte de un francotirador separatista.

Los guardias fronterizos aseguraron, además, haber matado a cinco rebeldes y herido a ocho. Entre sus filas, siete hombres resultaron heridos, anunciaron en un comunicado.

Hombres armados secuestraron también al redactor jefe de un diario regional del Donbass, anunciaron sus compañeros de trabajo.

Los militantes prorrusos participan en un ejercicio militar en su base de entrenamiento cerca de Donetsk, en el este de Ucrania.
Los militantes prorrusos participan en un ejercicio militar en su base de entrenamiento cerca de Donetsk, en el este de Ucrania.

Dos equipos de observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) continúan también desaparecidos en la región, presuntamente en manos rebeldes, sin que se tengan noticias de ellos.

Estados Unidos afirmó el lunes tener pruebas de que Moscú permitía aún la entrada de combatientes y armas al este de Ucrania. "Hay pruebas de que Rusia continúa permitiendo la libre circulación de armas, fondos y combatientes a través de su frontera", declaró el Secretario del Tesoro estadounidense, Jacob Lew, en un discurso en Washington.

Rusia, que rechaza las acusaciones sobre su implicación en la desestabilización de Ucrania, exige que Kiev cese su "operación de castigo" en el este del país, que ha dejado cerca de 200 muertos -soldados, rebeldes y civiles- desde mediados de abril.

Asimismo, Moscú pidió este lunes la creación de corredores humanitarios en el marco de una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, según el canciller ruso, Serguei Lavrov.

La compañía semiestatal rusa Gazprom anunció este lunes que aplazó al 9 de junio el paso al sistema de prepago para sus entregas de gas a Ucrania, lo que implica retrasar una semana el corte de suministro al país previsto este martes, que podría también afectar a los países europeos.

El presidente ejecutivo de Gazprom, Alexei Miller, confirmó en este sentido haber recibido un primer ingreso de 786 millones de dólares (577 millones de euros) de la deuda total que Kiev mantiene con el gigante ruso.

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, prometió el domingo que Ucrania abonaría antes de 10 días su deuda gasística con Rusia, si los dos países llegaban este lunes a un acuerdo sobre el precio del nuevo contrato durante el encuentro entre representantes de Kiev y Moscú en Bruselas con el comisario europeo de Energía, Günther Oettinger.

Tras la destitución del presidente prorruso ucraniano, Viktor Yanukovich, en febrero, Gazprom decidió elevar el precio del hidrocarburo suministrado a Kiev, una factura que las autoridades ucranianas proocidentales rechazan pagar.

Según el experto ucraniano, Yuri Korolchuk, Ucrania ganó tiempo para que el presidente electo, Petro Poroshenko, que será investido el 7 de junio, pueda conducir las negociaciones.

El multimillonario pro-occidental se reunirá el miércoles en Polonia con su homólogo estadounidense Barack Obama, de gira europea, y cuyo apoyo es crucial para Ucrania, antes de coincidir con el presidente ruso, Vladimir Putin, el 6 de junio en las ceremonias del desembarco de Normandía.

Poroshenko se mostró dispuesto a dialogar con Putin, si bien el Kremlin descartó cualquier encuentro entre ambos jefes de estado. El presidente ruso sí tiene previsto reunirse con su homólogo francés, François Hollande, y con el primer ministro británico, David Cameron.

Obama y Poroshenko podrían conversar sobre una ayuda militar estadounidense a Ucrania, según Washington.

De visita en Kiev, el asistente del secretario estadounidense de Defensa, Derek Chollet, indicó haber negociado con las autoridades ucranianas una "ayuda" de $18 millones y una cooperación a largo plazo que tendría como objetivo reforzar las estructuras de defensa ucranianas.

La gira de Obama en Europa incluye además una reunión, ya sin Rusia, del G7 en Bruselas, tras anular la cumbre del G8 prevista ese mismo día en la ciudad rusa de Sochi.