Los estadounidenses votan para renovar la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y 36 gobernadores, en unos comicios que pueden dar a los republicanos el control del Congreso y limitar así la capacidad de gobierno del presidente Barack Obama

 4 noviembre, 2014
En las disputas por plazas del Senado, el Republicano Mitch McConnell fue reelecto en Kentucky y con ello tiene el camino abierto para convertirse en el líder de la oposición caso su partido adquiera mayoría también en la Cámara alta.
En las disputas por plazas del Senado, el Republicano Mitch McConnell fue reelecto en Kentucky y con ello tiene el camino abierto para convertirse en el líder de la oposición caso su partido adquiera mayoría también en la Cámara alta.

Washington.

Los senadores republicanos por Kentucky y Carolina del Sur, Mitch McConnell y Lindsay Graham, respectivamente, lograron este martes su reelección para la Cámara Alta estadounidense, según las proyecciones de los principales medios del país.

McConnell, que aspira a ser el futuro líder del Senado si los republicanos logran la mayoría esta noche, batió a su rival demócrata Alison Grimes, quien llegó a liderar las encuestas hace unas semanas en uno de los estados más conservadores del país.

Graham venció también al candidato demócrata Brad Hutto, aunque en este caso el conservador ha ido siempre por delante en los sondeos.

Las victorias de McConnell y Graham son las primeras confirmadas por las cadenas CNN, Fox y NBC de esta jornada electoral, en la que Estados Unidos renueva la totalidad de la Cámara de Representantes, más de una treintena de gobiernos estatales y un tercio del Senado, cuyo control es el principal valor en la contienda.

Los republicanos necesitan solo seis asientos para arrebatárselo a los demócratas, que juegan con todo en contra dados los bajos niveles de popularidad del presidente, Barack Obama, y la tendencia conservadora de los estados clave que entran en liza.

Aún la mayoría de los estados del país tienen abiertos los colegios electorales debido a las seis zonas horarias diferentes del territorio estadounidense, por lo que irán clausurando la jornada de manera escalonada.

Un total de 206 millones de ciudadanos conforman el electorado de estas legislativas, pero solamente 145 millones están registrados para votar, según los últimos datos de la Oficina del Censo.

Los centros de votación en la mayoría de estados de la zona horaria central de Estados Unidos cerraron ya las puertas tras unos comicios legislativos que decidirán el futuro del Senado en los últimos dos años de la administración del presidente Barack Obama.

Cierre de urnas. A las 7 p. m., hora local, cerraron los colegios en Texas, Illinois, Kansas, Alabama, Dakota del Sur, Oklahoma, Nebraska, Misuri, Misisipi y Tennessee.

A las 7:30 p. m., hora local, lo harán en Arkansas, a las 8 p. m., en Wisconsin, Luisiana y Minesota, mientras que a las 9 p. m., cerrarán en Iowa.

En Dakota del Norte el horario de votación depende de cada uno de los 53 condados.

Estados Unidos es un país con 9,8 millones de kilómetros cuadrados que abarca seis zonas horarias, por lo que las votaciones transcurren de forma escalonada desde la apertura de las primeras urnas en la costa este hasta el cierre de las últimas en Hawai.

En estos comicios, los estadounidenses renuevan la totalidad de los 435 miembros de la Cámara de Representantes, un tercio de los 100 escaños del Senado y los gobiernos de 36 estados.