El Papa pidió con tono dolorido: "Señor, Dios nuestro", dijo, "sálvanos de esta monstruosidad".

 26 mayo, 2014
En su visita a Oriente Medio, el papa Francisco oró frente al río Jordán en Betania, el lugar donde se cree se realizó el bautismo de Cristo, al oeste de Ammán en Jordania. | EFE
En su visita a Oriente Medio, el papa Francisco oró frente al río Jordán en Betania, el lugar donde se cree se realizó el bautismo de Cristo, al oeste de Ammán en Jordania. | EFE

El papa Francisco denunció este lunes "la tragedia inconmensurable" del Holocausto durante su visita al memorial Yad Vashem dedicado a las víctimas del exterminio de seis millones de judíos perpetrado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Como una oración, rodeado por las enormes piedras del imponente monumento, el Papa pidió con tono dolorido: "Señor, Dios nuestro", dijo, "sálvanos de esta monstruosidad".

"Acuérdate de nosotros en tu misericordia. Danos la gracia de avergonzarnos de lo que, como hombres, hemos sido capaces de hacer, de avergonzarnos de esta máxima idolatría, de haber despreciado y destruido nuestra carne, esa carne que tú modelaste del barro, que tú vivificaste con tu aliento de vida", clamó.

El Papa alumbró luego la llama del monumento y saludó a algunos de los supervivientes.

La víspera al llegar a Israel, el Papa hizo un llamamiento contra todo tipo de discriminación.

"Que no haya lugar para el antisemitismo, en cualquiera de sus formas, ni para manifestaciones de hostilidad, discriminación o intolerancia hacia las personas o los pueblos", clamó el jefe de la Iglesia católica en su primer discurso ante las autoridades israelíes.

Una declaración que fue bien acogida en Israel, según informa la prensa local.

Etiquetado como: