3 octubre, 2012
 Columnas de humo salen de edificios tras ataques en Daraa, Siria. | AP
Columnas de humo salen de edificios tras ataques en Daraa, Siria. | AP

Damasco. AFP. El régimen sirio planea darle un golpe decisivo a la rebelión y es por eso que tiene su mira puesta en las ciudades de Damasco y Alepo, grandes ciudades de Siria.

El ejército del mandatario Bashar al-Asad prepara una nueva ofensiva en zonas de Damasco que ya fueron bombardeadas. Mientras que en Alepo, enviarán refuerzos para ganar el fuerte conflicto que ha acabado hasta con el zoco (histórico mercado árabe).

Paralelamente, soldados turcos mataron a dos rebeldes kurdos en la frontera con Siria e Irak ordenó a un avión iraní –con destino a Damasco– aterrizar para asegurarse que no transportaba armas.

Al menos 51 personas, entre ellas 22 civiles, murieron ayer en Siria, según un balance provisional del OSDH.

El número de refugiados sirios en los países vecinos sobrepasa los 300.000, anunció el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

El conflicto ha dejado más de 31.000 muertos desde el inicio de la revuelta en marzo del 2011, que se militarizó en respuesta a la represión del régimen de Bashar al Asad, según el OSDH.