Presidente Funes firma decreto y dice que es indispensable el apoyo de los militares a la Policía en esa labor

 6 mayo, 2013

San Salvador. (AFP). El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, anunció este lunes la decisión de mantener, por un año más, a 6.200 soldados en las calles para apoyar a la Policía en la lucha contra el crimen organizado y las pandillas.

"Firmé el decreto ejecutivo que autoriza a que 6.200 efectivos de la Fuerza Armada continúen apoyando a la Policía Nacional Civil en tareas de seguridad pública", dijo Funes durante un acto en una academia militar capitalina en conmemoración del Día del Soldado.

Desde noviembre de 2009 el mandatario ordenó el despliegue de soldados en las calles para reforzar a la Policía en labores de seguridad y para redoblar la vigilancia en pasos fronterizos ilegales para combatir el tráfico de armas.

Los militares también tienen a su cargo la vigilancia perimetral en una decena de penitenciarias del país.

Funes indicó que además de la lucha contra el crimen organizado, el Ejército ayuda a controlar a las pandillas, pese a la tregua que acordaron esos grupos y que ha permitido reducir los homicidios de un promedio de 14 a cinco por día.

Desde marzo del año pasado cuando inició la tregua, hasta ahora, policías y soldados han logrado desarticular poco más de 300 células de pandilleros, principalmente de la Mara Salvatrucha (MS-13) y del Barrio 18, detalló el mandatario.

En las cárceles salvadoreñas están recluidos poco más de 10.000 pandilleros, mientras que en barrios y calles permanecen libres otros 50.000, según datos oficiales.

"No podemos, en el momento que atravesamos en la lucha contra el crimen, prescindir del apoyo de nuestros soldados en esta tarea", sostuvo Funes, quien solicitó al Congreso unos 10 millones de dólares para cubrir las necesidades de los soldados desplegados en las calles.