8 enero, 2013

Pekín. AFP. China pondrá fin este año a los campos de reeducación por el trabajo, aseguró ayer la televisión estatal que citaba a un dirigente, antes de que este anuncio, al parecer, un poco prematuro, desapareciera de todos los medios de comunicación oficiales.

“Una vez conseguida la aprobación de la Asamblea Nacional Popular, se pondrá fin este año al sistema de reeducación por el trabajo”, declaró Meng Jianzhu, jefe de la poderosa comisión política y judicial de Partido Comunista de China, según un microblog de la cadena de televisión nacional de la República Popular de China CCTV.

Sin embargo, este sorprendente anuncio, reproducido por varios medios de comunicación, desapareció de estos poco después.

Por su parte, la agencia Xinhua publicó una breve nota mucho menos precisa. “El Gobierno chino va a trabajar este año para reformar el polémico sistema de reeducación por el trabajo”.

Una simple decisión administrativa permite condenar en China a una persona a cuatros años de reclusión en un campo de reeducación por el trabajo.

Este sistema, copiado de la ex- Unión Soviética, es cada vez más criticado, incluso por una parte del aparato comunista.

Abogados y una organización no gubernamental exigen su abolición, aunque admiten que el reciente cambio en la cúpula del régimen es poco propicio para mejorar las libertades fundamentales.

El mes pasado, un tribunal de la Municipalidad suroccidental china de Chongqing desestimó una apelación presentada por Ren Jianyu, funcionario de un pueblo, de 25 años de edad, quien había sido sentenciado a dos años de reeducación por medio del trabajo en setiembre del 2011 por divulgar “información negativa” e incitar a la subversión del poder estatal.