1 febrero, 2010

Washington (AFP). Washington advirtió hoy que su respuesta a cualquier sanción de China sobre las firmas estadounidenses como represalia por la decisión de Estados Unidos de vender armas a Taiwán "no estaría garantizada".

Cuando aumenta la temperatura entre Pekín y Washington respecto a esta venta anunciada la semana pasada, el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs dijo que quería tener una relación con China que les permita expresar sus desacuerdos "en la plaza pública".

Al ser preguntado sobre la amenaza de China de sancionar a las firmas estadounidenses involucradas en la venta, Gibbs dijo: "Creo que nuestra reacción a eso no estaría garantizada".

El Pentágono anunció el viernes que Estados Unidos venderá a Taiwán misiles antimisiles Patriot, navíos barredores de minas submarinas y helicópteros Black Hawk, por un monto total de más de 6.400 millones de dólares.

China, que reivindica la soberanía sobre la isla de Taiwán, reaccionó vivamente contra esta "injerencia grosera en los asuntos internos chinos".

Etiquetado como: