18 junio, 2013

Washington. AP y EFE. Edward Snowden, quien causó revuelo internacional cuando difundió dos programas secretos del espionaje estadounidense, justificó su acción en un diálogo en línea que mantuvo ayer con The Guardian y censuró a los funcionarios norteamericanos que lo calificaron de traidor.

“El Gobierno de EE. UU. no va a poder tapar esto encarcelándome o asesinándome”, afirmó. Agregó que el Gobierno “inmediata y predeciblemente destruyó toda posibilidad de un juicio justo en casa” al calificarlo de traidor, e indicó que no irá a su país voluntariamente.

Los líderes en el Congreso han calificado a Snowden de traidor por revelar los programas ultrasecretos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) a The Guardian y a The Washington Post.

Los programas de la NSA recogen los registros de millones de llamadas telefónicas y uso de Internet como un arma contra el terrorismo. La revelación señaló la magnitud de los programas, que suscitó un debate acerca del equilibrio entre privacidad y seguridad.

En respuesta a la pregunta de un lector, Snowden no aclaró si hay más personas, aparte de él, con copia de los controvertidos documentos que pudieran hacerlos públicos si a él le sucediera algo.

También explicó que, aunque quiso revelar los programas empleados por la NSA antes de que Barack Obama llegara al poder, su “fe” en la “prometedora” campaña política del presidente lo hizo esperar. “Desafortunadamente, a poco de llegar al poder, (Obama) cerró la puerta a investigar las violaciones sistemáticas de la ley, profundizó y expandió varios programas abusivos y se negó a gastar capital político para poner fin a las violaciones de derechos humanos como las ocurridas en Guantánamo”, dijo.

Etiquetado como: