Ceremonia se realizó en medio de fuerte operativo para evitar incidentes

 30 mayo, 2013
 Vincent Autin (izq.) y Bruno Boileau llegan a la alcaldía de Montpellier. | AFP
Vincent Autin (izq.) y Bruno Boileau llegan a la alcaldía de Montpellier. | AFP

París. EFE. Bruno Boileau y Vincent Autin se convirtieron ayer en los primeros hombres que contraen matrimonio en Francia en aplicación de la recientemente aprobada ley que permite uniones entre personas del mismo sexo , en una ceremonia en Montpellier, en el sureste del país.

Ambos se dieron el sí en la alcaldía de esa ciudad, en un acto al que asistieron unos 500 invitados y que presidió la alcaldesa, Hélène Mandroux, socialista.

La ley de matrimonio homosexual, impulsada por el presidente François Hollande, fue promulgada por este el 18 de mayo, tras la aprobación parlamentaria conseguida por la mayoría de izquierdas, pero en medio de fuertes protestas de los opositores a la normativa.

La breve ceremonia, que exigió únicamente de los contrayentes pronunciarse con el sí a la pregunta de la alcaldesa de si estaban dispuestos a contraer matrimonio, estuvo rodeada de fuertes medidas de seguridad en torno a la alcaldía para evitar eventuales incidentes por parte de opositores al matrimonio homosexual.

“Este día con el que ustedes han soñado se ha convertido en realidad. Vincent, Bruno, vamos a vivir un momento histórico. Un momento histórico para nuestro país”, declaró la alcaldesa.

Autin, de 40 años, durante un breve discurso en el que apenas pudo contener las lágrimas, agradeció después de la boda a las asociaciones de defensa de derechos de los homosexuales por su apoyo para conseguir hacer realidad la ley que permite uniones matrimoniales a personas como él y su marido, de 30 años.

Mandroux, delante de un retrato de Hollande y junto al busto de Marianne, símbolo de la República, se refirió a los países que han precedido a Francia en el reconocimiento del derecho de las parejas del mismo sexo a contraer matrimonio.