En la zona se encuentran 2.300 soldados franceses

 24 enero, 2013

Brasilia (Redacción). La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó que las acciones militares en Malí deben proteger a los civiles, apegándose a las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y llamó la atención sobre eventuales "tentaciones coloniales", tras catorce días de intervención francesa en la zona.

"En lo que se refiere a Malí , defendemos la sumisión de las acciones militares a las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU, con atención a la protección de civiles", dijo Rousseff ante los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, reunidos en una cumbre bilateral en Brasilia.

Rousseff advirtió que "el combate al terrorismo no puede violar los derechos humanos" ni reavivar "ninguna de las tentaciones, incluso las antiguas tentaciones coloniales".

Rompuy aseguró, por su parte, que Europa condena los actos de grupos terroristas que "ponen en peligro la integridad territorial y la seguridad de la población" en Malí , al tiempo que destacó la intervención francesa como parte de los esfuerzos contra el terrorismo.

Más de 2.300 soldados franceses ya están en Malí y ayer empezó el despliegue de las fuerzas africanas aprobadas por la ONU.

Etiquetado como: