El primer ministro le pidió a los ciudadanos británicos, el pasado 24 de enero, que salieran de Bengasi

 31 enero, 2013

Trípoli (AFP). El primer ministro británico David Cameron llegó el jueves a Trípoli para realizar una visita sorpresa, pocos días después de que su país se refiriera sobre la amenaza que representa la ciudad de Bengasi contra los occidentales y urgiera a sus ciudadanos a abandonar esta ciudad del este de Libia.

El jefe de gobierno británico, junto con el ministro del Interior de Libia, visitaron una Academia de policía en los suburbios de Trípoli, antes de mantener diversas entrevistas con dirigentes libios sobre la colaboración entre ambos países en materia de seguridad.

Ayer, Cameron visitó Argel, dos semanas después del ataque de un comando islamista contra una planta de gas, seguida de una intervención de las fuerzas de seguridad argelinas.

Reino Unido urgió el pasado 24 de enero a sus ciudadanos a abandonar "inmediatamente" Bengasi, en el este de Libia, debido una "amenaza específica e inminente" contra los occidentales, llamamiento al que se sumaron posteriormente otros países, como Alemania, Holanda, Francia o Australia.

La visita de Cameron cuenta con una vigilancia y medidas de seguridad excepcionales.

Etiquetado como: