17 noviembre, 2015
Un grupo de cubanos que en horas de la madrugada salió de Costa Rica hacia Nicaragua de forma ilegal mediante un pago a coyotes, fueron devueltos a territorio costarricense por el Ejército de Nicaragua.
Un grupo de cubanos que en horas de la madrugada salió de Costa Rica hacia Nicaragua de forma ilegal mediante un pago a coyotes, fueron devueltos a territorio costarricense por el Ejército de Nicaragua.

La Habana

El Gobierno de Cuba atribuyó a las políticas migratorias de Estados Unidos la situación de los migrantes cubanos varados en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua y afirmó que está en contacto con ambos países para encontrar una solución "rápida y adecuada" al problema.

"Estos ciudadanos son víctimas de la politización del tema migratorio por parte del Gobierno de los EE. UU., de la Ley de Ajuste Cubano y, en particular, de la aplicación de la llamada política de 'pies secos-pies mojados'", afirmó el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano (Minrex) en un comunicado.

En una declaración divulgada en los medios oficiales, la Cancillería recuerdó que esas leyes estadounidenses confieren a los cubanos "un tratamiento diferenciado y único en todo el mundo, al admitirlos de forma inmediata y automática, sin importar las vías y medios que utilizan, incluso si llegan de manera ilegal a su territorio".

Según La Habana, esas políticas "estimulan la emigración irregular", violan los acuerdos migratorios en vigor entre ambos países y "son incongruentes" con el actual contexto bilateral. Además de obstaculizar la normalización de las relaciones migratorias entre Cuba y EE. UU. y crear problemas a otras naciones.

El Minrex sostuvo que los más de 1.000 migrantes cubanos que se encuentran varados en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua salieron de Cuba "de manera legal hacia diferentes países de América Latina, cumpliendo todos los requisitos establecidos por las regulaciones migratorias cubanas".

"En el intento de llegar a territorio de los Estados Unidos se han convertido en víctimas de traficantes y de bandas delincuenciales, que de manera inescrupulosa lucran a partir del control del paso de estas personas por Suramérica, Centroamérica y México", señala la declaración.

El Gobierno cubano se ha mantenido "en permanente contacto con los gobiernos de los países implicados, con el objetivo de encontrar una solución rápida y adecuada, que tome en consideración el bienestar de los ciudadanos cubanos", al tiempo que reafirma su compromiso con "una emigración legal, segura y ordenada".

También afirma que los cubanos que hayan salido legalmente de la isla y cumplan con las leyes migratorias vigentes "tienen derecho a retornar a Cuba si así lo desean".

Más de 1.000 cubanos, que portan pasaporte y una visa temporal costarricense, se encuentran varados en la frontera norte desde el domingo pasado, cuando el Gobierno nicaragüense rechazó su entrada y repelió con el Ejército a unos 800 que intentaron pasar ilegalmente.

La mayoría ahora espera en la frontera una nueva oportunidad para continuar su viaje a Estados Unidos.

La situación fronteriza se mantuvo complicada este martes, con un grupo de cubanos que bloquearon el paso de camiones de mercadería y vehículos de transporte de pasajeros en demanda de una solución a su situación.

Un comunicado del Gobierno de Nicaragua señaló que "los cubanos en territorio costarricense mantienen cerrado el paso de los buses de pasajeros, mientras se forma una larga fila de furgones de carga por ambos lados de la frontera".

El flujo de migrantes cubanos en Centroamérica y México registra un aumento significativo desde el año 2012. Tanto Honduras como México han registrado números cada vez más altos de cubanos que transitan en grandes grupos en dirección a Estados Unidos.

Etiquetado como: