18 mayo, 2013
 Figuras en París, en la feria de bodas gais, realizada en abril. | AP
Figuras en París, en la feria de bodas gais, realizada en abril. | AP

París. AFP. El Consejo Constitucional de Francia dio el visto bueno ayer al matrimonio homosexual y a la adopción de niños por parejas gais, tras una dura batalla legislativa y protestas masivas que en ocasiones dieron pie a actos violentos.

El presidente, François Hollande, anunció de inmediato que hoy promulgará la ley, lo cual abre la puerta a una pronta celebración de la primera boda gay, aunque los opositores no han depuesto las armas y preparan, con gran parte de la oposición de derecha y de la Iglesia católica, una gran manifestación para el 26 de mayo.

El anuncio del Consejo coincidió con el día mundial de lucha contra la homofobia, durante el cual se divulgaron encuestas sobre la discriminación de los homosexuales en muchos países de Europa.

“Ahora que el texto va a ser promulgado, pido que cada cual sea consciente de sus responsabilidades. Han habido protestas , pero hoy es la ley”, afirmó Hollande.

“Sé que esta ley abrirá un nuevo derecho sin sacarle otro a nadie, y se verá, dentro de unos meses, como una ley de consenso, de reconciliación y de progreso”, agregó.

La ministra de Justicia, Christiane Taubira, se congratuló por la “decisión de conciliación y prudencia del Consejo Constitucional”.

Francia es el país número 14 en legalizar las bodas gais, pero las legislaciones tolerantes a veces no reflejan la realidad, como lo reveló una encuesta de la Agencia de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, que afirma que casi dos de cada tres lesbianas, homosexuales, bisexuales y transexuales que viven en la UE no se atreven a darle la mano en público a su pareja.