El número de personas diagnosticadas con el virus se elevó a 182, de las cuales 61 se encuentran hospitalizadas

 26 junio, 2015

Seúl.

Corea del Sur informó, este viernes, de un nuevo caso de contagio del síndrome respiratorio de Oriente Medio (SROM) o nuevo coronavirus, lo que eleva a 182 el número de personas diagnosticadas con la enfermedad desde que se detectó el brote en el país asiático.

Pasajeros usan máscaras para protegerse del coronavirus SROM mientras arriban a una estación del metro en Seúl, Corea del Sur.
Pasajeros usan máscaras para protegerse del coronavirus SROM mientras arriban a una estación del metro en Seúl, Corea del Sur.

La última afectada es una enfermera que aparentemente resultó infectada mientras trataba a un paciente.

La cifra de muertos hasta ahora por el nuevo coronavirus en Corea del Sur se sitúa en 31 después de que el viernes murieran dos mujeres de entre 79 y 80 años, informó el Ministerio de Salud y Bienestar surcoreano.

De las 182 personas a las que se les ha diagnosticado la enfermedad en el país asiático, 61 permanecen hospitalizadas.

Hasta ahora unas 90 personas a las que se les diagnosticó la enfermedad tras detectarse el brote en Corea del Sur el pasado 20 de mayo se han recuperado por completo.

A su vez, 2.467 personas (464 menos que en la víspera) permanecen hoy en cuarentena, la mayoría en sus casas, para evitar más infecciones y a la espera de que pasen los 14 días del periodo máximo de incubación, indicó la misma fuente.

Desde la primera detección del brote unas 15.400 personas han tenido que pasar por cuarentena en Corea del Sur, y unos 90 hospitales del país asiático se han visto afectados por el nuevo coronavirus.

La tasa de mortalidad de esta enfermedad respiratoria, detectada por primera vez en Arabia Saudí en 2012, se sitúa en el 17% en el país asiático.

Las autoridades insisten en que más del 90% de los fallecidos eran ancianos y padecían otros problemas graves de salud como diabetes y cáncer, que se agravaron tras contraer el SROM.

Corea del Sur es después de Arabia Saudí el segundo país con mayor número de casos de esta afección que de momento no tiene vacuna ni cura conocida.