En diciembre, Cho Hyun-ah se indignó cuando le sirvieron, durante un viaje, unos frutos secos cuando no debían y por el hecho de que iban en una bolsa y no en un recipiente

 12 febrero, 2015
Cho Hyun-ah, la protagonista del incidente en el avión. | AP
Cho Hyun-ah, la protagonista del incidente en el avión. | AP

Seúl.

Un tribunal surcoreano declaró culpable de violar las normas de seguridad de la aviación a la exvicepresidenta de Korean Air, Cho Hyun-ah, que suspendió el despegue de un avión para expulsar a un sobrecargo en un polémico incidente que dio la vuelta al mundo, informaron medios locales.

Cho fue acusada de agredir a la azafata que le sirvió mal una ración de frutos secos y modificar ilícitamente los planes del vuelo de Korean Air entre Nueva York y Seúl el pasado 5 de diciembre.

Ese día la exejecutiva, de 40 años e hija del presidente de la aerolínea Cho Yang-ho, entró en cólera cuando una azafata le sirvió incorrectamente una ración de nueces de macadamia, hasta tal punto que ordenó al piloto suspender el despegue con el avión en pista para expulsar al sobrecargo.

El avión, que ya se encontraba en pista a punto de despegar, tuvo que regresar a la puerta de embarque para que la azafata fuera expulsada a petición de la vicepresidenta, lo que causó un retraso y demoró 11 minutos el aterrizaje en el aeropuerto de Incheon, Seúl.

Korean Air Lines trató, en su comunicado, de rebajar la responsabilidad de su vicepresidenta al afirmar que reportó el caso al comandante y fue este quien tomó la decisión final de regresar a la puerta de embarque y desalojar a la aeromoza.

Además, la aerolínea recordó que "los directivos de la empresa son los responsables de los servicios durante el vuelo" y en el caso de la tripulación " se le exige cumplir con el mayor nivel de calidad y seguridad".

Queda pendiente conocer el castigo que espera a Cho Hyun-ah, para la que la Fiscalía ha pedido una pena de 3 años de cárcel.

Los fiscales consideran que, además de violar las normas de seguridad de la aviación, Cho interfirió en la ejecución del deber de un funcionario del Gobierno al tratar de influir de forma irregular en la investigación del caso.

Cho se vio obligada a dimitir como vicepresidenta de la aerolínea tras revelarse el caso, que provocó un fuerte escándalo en Corea del Sur, y fue detenida el 30 de diciembre.

El tribunal también dictará este jueves sentencia sobre un ejecutivo de Korean Air y un funcionario del Ministerio de Transporte para los que la Fiscalía pide sendas condenas de dos años de prisión por presuntamente cometer irregularidades en la investigación del suceso.

Etiquetado como: