19 abril, 2013

Seúl. AFP. Corea del Norte anunció ayer sus condiciones para reanudar el diálogo con Corea del Sur y EE. UU., y exigió fundamentalmente que se retiren las sanciones de la ONU , lo que hace poco probable un regreso a la mesa de negociaciones pues Washington las desestimó.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, desestimó el jueves las condiciones presentadas por Corea del Norte para dialogar sobre su programa nuclear, las que calificó de “inaceptables”.

“Es la primera palabra –o pensamiento– relacionada con una negociación que hayamos oído desde que comenzó todo esto”, dijo Kerry a congresistas estadounidenses.

“En consecuencia, estoy dispuesto a verla (...) al menos como un medio para comenzar a hablar, no aceptable, obviamente, y debemos ir más allá”, agregó.

La Casa Blanca había pedido más temprano a Corea del Norte mostrar “seriedad” y respetar sus compromisos en el tema nuclear.

“Las exigencias de Corea del Norte son totalmente incomprensibles. Es absurdo”, reaccionó Cho Tai-young, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores surcoreano.

La Comisión de Defensa Nacional de Corea del Norte pidió “la retirada de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, elaboradas por motivos grotescos”.

También exigió el fin de las maniobras militares conjuntas realizadas por Estados Unidos y Corea del Sur en el sur de la península.

La oferta del Norte llega luego de un mes de intercambios crecientemente hostiles entre Pionyang, Seúl y Washington, que incluyeron amenazas de guerra nuclear y ataques con misiles de precisión .

En su gira de hace unos días por Seúl, Pekín y Tokio, Kerry reiteró que Washington está dispuesto a hablar con Pionyang.