El incidente no causó pérdidas humanas ni daños materiales pero avivó todavía más las tensiones en la península después de la amenaza norcoreana de llevar a cabo un nuevo ensayo nuclear

 29 abril, 2014

Seúl

Corea del Norte efectuó este martes un breve ejercicio de tiro con fuego real cerca de la disputada frontera marítima con el Sur, sin provocar incidentes, a la espera de un posible cuarto ensayo nuclear.

Pyongyang efectuó disparos similares el pasado 31 de marzo. Varios obuses cayeron en aguas territoriales surcoreanas.

El Sur replicó, los dos enemigos cruzaron salvas de artillería y los residentes de las islas de la zona tuvieron que buscar protección dentro de los refugios.

El incidente no causó pérdidas humanas ni daños materiales pero avivó todavía más las tensiones en la península después de la amenaza norcoreana de llevar a cabo un nuevo ensayo nuclear.

Esta vez los disparos norcoreanos sólo duraron 10 minutos.

"Se dispararon 50 obuses. No cayó ninguno en el Sur", dijo un portavoz del ministro surcoreano de Defensa.

Las autoridades habían recomendado prudencia a los habitantes de las islas de Yeonpyeong y Baengnyeong, y les habían dicho que debían dirigirse a los refugios "en caso de necesidad".

"Estoy realmente harto", se lamentó el propietario de un restaurante local. "Lo único que hace todo esto es asustar a mis clientes. Es más probable que me muera por lo que no voy a poder ganar que por un ataque del norte", agregó.

Corea del Sur advirtió que si se sentía agredida, respondería "con firmeza".

La frontera marítima entre ambos países ha sido escenario en el pasado de varias escaramuzas mortíferas.

La última se remontaba a noviembre de 2010. El Norte bombardeó entonces una isla surcoreana cerca de esta frontera, causó cuatro muertos y la península estuvo al borde del conflicto.

Bautizada "Línea de límite del Norte", la frontera fue trazada por las fuerzas de las Naciones Unidas y Estados Unidos en 1953, al final de la guerra de Corea. Pyongyang la impugna y se niega a reconocerla.

Las tensiones habían remitido en otoño, cuando Corea del Norte multiplicaba los gestos de cara a una vuelta a la mesa de negociaciones sobre su programa nuclear. Recientemente, el ambiente de enrareció de nuevo con la realización de las maniobras militares anuales conjuntas de Estados Unidos y Corea del Sur.

El Norte ha multiplicado los lanzamientos de pruebas de misiles al mar y parece estar a punto de proceder a su cuarto ensayo atómico como apuntan recientes imágenes de satélites que revelan una actividad intensa en la principal base de experimentación nuclear norcoreana.

De gira por Asia, Barack Obama formuló una advertencia a Corea del Norte la semana pasada en Seúl. La continuación de su programa militar nuclear solo le procurará "más aislamiento", afirmó el presidente estadounidense, que calificó al Norte de Estado "paria débil".

Pyongyang reaccionó con fuerza a lo que consideró "insultos intolerables" a su dirigente, Kim Jong-un.

La visita de Obama "vino a confirmar nuestra vieja convicción de que la manera fuerte, más que las palabras, son la única opción para tratar con el viejo enemigo estadounidense", indicó el Comité norcoreano para la reunificación pacífica de Corea, que se declaró dispuesto a hacer "una guerra nuclear total".

En un texto particularmente virulento difundido el domingo, este comité encargado de los asuntos intercoreanos comparó a la presidente surcoreana Park Geun-hye con una "prostituta" y Barack Obama con un "proxeneta".

Corea del Norte ha realizado tres pruebas nucleares, en octubre de 2006, mayo de 2009 y febrero de 2013. Prohibidas por la ONU, le han acarreado cada vez un endurecimiento de las sanciones internacionales.

Etiquetado como: