Según un decreto del gobierno, todas las personas procedentes de Estados Unidos , África o cualquier región estará bajo supervisión médica

 31 octubre, 2014

Seúl.

Corea del Norte decretó poner en aislamiento durante 21 días a todas las personas que accedan a su territorio procedentes de África o Estados Unidos para prevenir la entrada del virus del Ébola, reveló este viernes la Embajada de Brasil en Pyongyang.

"Tanto extranjeros o coreanos, quienes hayan estado en Estados Unidos o África y vengan a Corea del Norte tienen que permanecer durante 21 días bajo supervisión en un hotel designado por el Gobierno " , informó un funcionario de la legación brasileña.

Además, quienes vengan de China -prácticamente todos los viajeros, ya que casi todas las conexiones aéreas y ferroviarias son con este país- serán también sometidos a cuarentena si presentan alguna alteración o malestar en su cuerpo, explicó.

Con estas medidas el gobierno de Corea del Norte extremó aún más las precauciones para que el ébola no entre al país.

A pesar de encontrarse a miles de kilómetros de los focos principales de esta enfermedad, el Estado comunista reaccionó con un extremado celo ante la posibilidad de propagación del virus en las recientes semanas.

Esta misma semana se reveló que Corea del Norte revocó el permiso de entrada a Marc Martínez, un operador de cámara español que se disponía a trabajar en una producción audiovisual en el país asiático, por considerar a España " un país con riesgo de contagio por ébola".

Previamente, el régimen de Kim Jong-un decretó la suspensión hasta nueva orden de los viajes de turistas extranjeros al país para evitar la entrada del virus, una restricción que en principio no afecta a las entradas por negocios o de carácter diplomático.

Esta medida puso en evidencia que Corea del Norte se toma muy en serio la amenaza del ébola, ya que el Gobierno había intensificado recientemente sus esfuerzos para atraer visitantes extranjeros, importante fuente de divisas para aliviar la persistente crisis económica del país.

Pyongyang también aumentó la semana pasada los controles para evitar la llegada del virus al endurecer las medidas de cuarentena en los puertos, aeropuertos y zonas fronterizas.

En todo caso, Corea del Norte ya es en condiciones normales uno de los países más aislados del mundo con solo una decena de vuelos semanales que lo conectan con el exterior, mientras el resto de intercambios transfronterizos se limitan casi en exclusiva a la frontera con China.