Decisión trata de acabar con las fuentes de financiamiento utilizadas por Pyongyang para acercarse a sus ambiciones militares

 7 marzo, 2013

Nueva York (AFP). El Consejo de Seguridad de la ONU decidió esta mañana imponer una nueva serie de sanciones, especialmente financieras, a Corea del Norte, en reacción al tercer ensayo nuclear realizado en febrero por Pyongyang.

La resolución del Consejo, propuesta por varios países (entre ellos Estados Unidos, Reino Unido, Corea del Sur y Francia) y adoptada unánimemente por sus 15 miembros, trata de acabar con las fuentes de financiamiento utilizadas por Pyongyang para acercarse a sus ambiciones militares y balísticas.

Corea del Norte acusó este jueves a Estados Unidos de querer desatar una guerra atómica y amenazó con lanzar un ataque nuclear “preventivo”, horas antes de la votación en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El régimen norcoreano volvió a esgrimir su retórica belicosa. Recientemente ya amenazó con denunciar el acuerdo de armisticio que puso fin a la guerra de Corea en 1953.

“Puesto que Estados Unidos se dispone a desatar una guerra nuclear, (nuestras) fuerzas armadas revolucionarias (...) se reservan el derecho de lanzar un ataque nuclear preventivo para destruir los bastiones de los agresores”, declaró un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores norcoreano citado por la agencia oficial KCNA.

También advirtió que una segunda guerra de Corea era “inevitable” después de que Washington y Seúl se negaran a anular las maniobras militares conjuntas previstas la próxima semana.