Estado Islámico realiza su propaganda en medios como Twitter, YouTube y Facebook

 20 septiembre, 2014
Yihadistas del EI realizaron una matanza masiva de cientos de soldados iraquíes capturados en una base militar al norte de Bagdad, en junio. | AP
Yihadistas del EI realizaron una matanza masiva de cientos de soldados iraquíes capturados en una base militar al norte de Bagdad, en junio. | AP

San Francisco

Los yihadistas están en la mira de las redes sociales, empeñadas en aplicar con severidad políticas que prohíben la difusión de imágenes crueles y sangrientas, como las decapitaciones o la exhibición de los rehenes por parte de la agrupación extremista.

"Revisamos todos los contenidos que contradigan nuestras reglas, que prohíben las amenazas violentas y todo aquello que vaya en contra de la ley", dijo la red social Twitter.

El éxito del grupo Estado Islámico en la difusión de su propaganda en redes sociales como Twitter y YouTube ha aumentado las comunidades dedicadas a la vigilancia y el reporte de publicaciones que puedan violar las reglas de estos sitios.

Twitter, cuya sede está en California (oeste de Estados Unidos), eliminó en agosto todas las fotografías y videos de la decapitación del periodista estadounidense James Foley, que fue divulgada en internet por los yihadistas.

"Nosotros hemos suspendido y continuaremos suspendiendo las cuentas que hagan referencia a estas imágenes horribles", indicó el jefe ejecutivo de Twitter, Dick Costolo.

Por su parte, YouTube retiró los videos de su sitio dado que sus reglas prohíben contenidos violentos o sangrientos que buscan principalmente ser chocantes, sensacionalistas e irrespetuosos.

"Apoyamos la libertad de expresión y defendemos el derecho de todos a expresar puntos de vista críticos", señaló Google en su plataforma de video. "Pero prohibimos el discurso del odio", aclaró.

Un video del rehén británico John Cantlie fue divulgado el jueves en YouTube, pero un día después fue reemplazado por un mensaje indicando que la grabación había sido eliminada debido a que contenido violaba las reglas de sitio web.

No obstante, el video se podía ver en otras cuentas de la plataforma, confirmando el hecho de que estos contenidos pueden volver a publicarse pese a las prohibiciones.

James Foley aparece -en esta imagen tomada del video- junto a un militante del Estado Islámico.
James Foley aparece -en esta imagen tomada del video- junto a un militante del Estado Islámico.

Según YouTube, los controles son constantes y dan especial prioridad a los sitios ligados con grupos extremistas.

La única excepción es para el material con contenido violento publicado por las agencias de noticias, casi como haría una cadena de televisión, que no quiere hacerse portavoz de una organización extremista, pero cuyos periodistas reportan los eventos brutales.

Restricciones. YouTube también eliminó las cuentas vinculadas con "organizaciones terroristas extranjeras" o hagan publicaciones en su nombre.

Por su parte, la red social Facebook prohibió utilizar su sitio a las agrupaciones extremistas, incluso si prometen publicar algo inofensivo como su canción favorita.

"Nosotros no permitimos a grupos terroristas, como el EI, usar nuestro sitio, y no permitimos que ninguna persona o grupo promueva el terrorismo o comparta contenido gráfico con propósitos sádicos", dijo el viernes Facebook.

"Esta ha sido nuestra política por más de cinco años y la tomamos muy en serio", añadió esta red social, que creó un equipo especializado que usa herramientas automáticas para buscar cuentas asociadas con 'grupos terroristas'.

Las redes sociales están ante el desafío de equilibrar entre la libertad de expresión, la actualidad noticiosa y el no convertirse en herramientas de los grupos extremistas que promueven el odio.

Algunos analistas en inteligencia estiman que sería más interesante dejar a estas agrupaciones radicales publicar sus contenidos para tener más pistas sobre sus actividades, seguidores y sus identidades.