29 enero, 2015
El periodista japonés Kenji Goto (izq) y el piloto jordano Maaz al Kasasbeh son dos rehenes que miembros del Estado Islámico capturó a finales del 2014
El periodista japonés Kenji Goto (izq) y el piloto jordano Maaz al Kasasbeh son dos rehenes que miembros del Estado Islámico capturó a finales del 2014

Jordania pidió hoy jueves una prueba de vida del piloto jordano en poder del grupo Estado Islámico (EI), el cual amenaza con matarlo a partir de esta noche si Ammán no libera a una yihadista iraquí.

El grupo EI amenazó con matar a Maaz al Kasasbeh, detenido por la organización, si Jordania no libera a Sajida al Rishawi y la conduce a la frontera turca para realizar un canje de prisioneros. En este último caso, la combatiente iraquí podría ser canjeada por el rehén japones Kenji Goto, según el grupo EI.

El ultimátum del grupo EI para que Jordania libere a Rishawi venció el jueves.

"Nuestra posición, desde el comienzo, es garantizar la seguridad y la liberación de nuestro piloto para poder liberar a la prisionera Sajida al Rishawi", afirmó el portavoz del gobierno jordano Mohamad Al Momeni.

"Hemos pedido pruebas de que el piloto Maaz al Kasasbeh seguía vivo, pero no hemos recibido nada hasta ahora", declaró Momeni a la prensa, poco antes de que venciera el ultimátum del grupo EI.

Momeni no habló de Goto, cuya esposa instó a Ammán y Tokio a salvar a su marido.

"Ruego a los gobiernos jordano y japonés que entiendan que el destino de ambos hombres está en sus manos", declaró Rinko Goto.

"Mi marido es un hombre bueno y honrado que fue a Siria para mostrar las dificultades que sufre la gente", afirmó.

El ultimátum, difundido a través de cuentas Twitter vinculadas al grupo yihadista, expiraba entre las 2:30 p.m. y 3 p.m. GMT, según el gobierno japonés.

El grupo EI quiere intercambiar a la iraquí por Goto.

Jordania respondió el miércoles que estaba dispuesto a liberar a Sajida al Rishawi si el piloto jordano es liberado sano y salvo.

Los yihadistas capturaron a Goto, un periodista independiente, probablemente a finales de octubre, y al piloto Maaz al Kassasbeh, el 24 de diciembre, después de que se estrellara su F-16 en una zona de Siria donde llevaba a cabo un ataque contra posiciones del EI.

Rishawi, de 44 años, fue detenida cuatro días después de los atentados que dejaron 60 muertos en 2005 en la capital de Jordania, considerado uno de los países más estables de Medio Oriente.