Primer ministro menciona ‘crímenes bárbaros’ y dolor infligido a población

 1 mayo, 2015

Ciudad Ho Chi Minh. AFP. Vietnam conmemoró este jueves el aniversario número 40 de la caída de Saigón, el último episodio de la guerra, con duras críticas a Estados Unidos y un desfile para recordar la entrada de los blindados de las fuerzas comunistas a la ciudad.

“Cometieron innumerables crímenes bárbaros, causaron pérdidas inconmensurables y mucho dolor en la población de nuestro país”, dijo el primer ministro, Nguyen Tan Dung, a la muchedumbre reunida frente el palacio de la Independencia, tomado hace 40 años por los tanques norvietnamitas.

El “ardiente patriotismo” permitió la victoria final gracias a la “brillante y creativa dirección del Partido Comunista”, agregó Dung en su discurso a miles de soldados con banderas con la hoz y el martillo.

La guerra de Vietnam provocó la muerte de unos dos millones de vietnamitas, muchos de ellos civiles víctimas de los bombardeos, y de 58.000 militares estadounidenses.

Centenares de miles de personas resultaron heridas, muchas de ellas intoxicadas por el agente naranja , un herbicida que contiene dioxina, que los estadounidenses lanzaron en muchas regiones del país.

El conflicto dividió profundamente la opinión pública estadounidense, afectada por la muerte de miles de jóvenes soldados, y fue la primera gran derrota de una superpotencia que, hasta ese entonces, se consideraba invencible.

El sufrimiento de los civiles vietnamitas y la matanza de centenares de habitantes de la aldea de My Lai por el Ejército norteamericano, en marzo de 1968, causó el rechazo de la opinión pública de Estados Unidos, que comenzó a protestar contra la guerra.

Ningún representante de Washington asistió al desfile ayer, pero el embajador estadounidense tenía previsto participar más tarde en una pequeña ceremonia en el consulado de Ciudad Ho Chi Minh con una asociación de veteranos.

Ciudad Ho Chi Minh, el nombre que recibió Saigón después de la guerra, estaba cerrada para permitir el desfile de los regimientos ante los altos dirigentes del régimen comunista, llegados desde Hanói. Blindados desfilaron frente a esos dirigentes de Vietnam, uno de ellos con un retrato gigantesco de Ho Chi Minh , padre de la independencia.

Vietnam
Vietnam

La ceremonia fue transmitida en directo por televisión; esta dio la palabra a numerosos veteranos que contaban el orgullo que sentían de haber combatido contra los estadounidenses.

“Un acontecimiento como este es necesario para ayudar a los jóvenes a entender el pasado glorioso de nuestro país”, indicó Nguyen Van Hung, de 72 años, quien asistió al desfile con el viejo uniforme militar que utilizó en los combates de aquella época.

El Gobierno usa las victorias militares para legitimar su poder, pero la percepción que los vietnamitas tienen de la guerra ha evolucionado más allá del relato histórico oficial, según Tuong Vu, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Oregón.

Antes, la gente opinaba que se trataba de una guerra de “liberación nacional y de unificación”, pero ahora muchos la consideran “un acontecimiento trágico durante el cual vietnamitas mataron a otros vietnamitas, una guerra civil”, afirmó.

“No me interesa el desfile, es malo para los negocios”, manifestó Nguyen Thi Dieu, dueño de un restaurante en el centro de Ciudad Ho Chi Minh.

A fines de la década de 1980, el régimen comunista de Vietnam evolucionó hacia una economía capitalista, lo que estimuló el crecimiento económico, la corrupción y la desigualdad.

Pero en el plano político, el Partido Comunista sigue ejerciendo el poder en un sistema de partido único, en el que no se tolera la libertad de prensa ni la de opinión.